El Gobierno lanzó una línea de créditos blandos para la compra de motocicletas de origen nacional y baja cilindrada que tengan un valor de hasta 200.000 pesos.

El presidente Alberto Fernández encabezó hoy en la ciudad bonaerense de Campana el acto de lanzamiento de la línea argentina de producción de motocicletas de la empresa internacional Royal Enfield, durante el cual el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, hizo refrencia a esta iniciativa.

El anuncio de la fabricación de tres modelos de la marca Royal Enfield -Himalayan, Interceptor 650 y Continental GT 650- forma parte de un plan presentado por Grupo SIMPA a comienzos del 2020 comprometiendo una inversión total de 700 millones de pesos.

En un principio se preveía que el plan permitiría financiar a través de los bancos oficiales, Nación, Ciudad y Provincia, la compra de unas 45.000 motos, en principio tres modelos por fábrica, con un porcentaje de integración nacional, a un precio promedio de $83.000, con una cuota que “en el máximo de los casos sería de aproximadamente $5.000 o inferior”.

Finalmente, el Plan que presentó el Gobierno implicará un aporte de $1.200 millones que servirá para bajar la tasa de interés del mercado al 28,5% fija (37,5% para quienes no cobran haberes en el BNA). Iría acompañado por créditos en 48 cuotas que servirán para comprar motocicletas. Y están trabajando para lanzar un plan similar para bicicletas y bicicletas eléctricas.

La estimación oficias es que en esta primera instancia la línea alcanzará para la venta de unas 25.000 unidades aproximadamente. Asumiendo que un 80% del capital sea utilizado por quienes cobran haberes en el BNA, el subsidio de 10 puntos de tasa equivaldría a $90.960.000 por mes.

Con este crédito quedan abarcados 40 modelos, que representan el 59% del mercado, que se fabrican en 11 terminales. Finalmente son 16 marcas participando, que representan el 90% del mercado. A un precio promedio de $81.000 por moto, esta cantidad de motos implicaría un capital de $445.500.000 mensuales.

El mercado de las motos en la Argentina está concentrado en los modelos de baja cilindrada y en el interior del país. Esto se debe no solamente a que, en general, las distancias son menores, sino a que el costo del transporte público es mucho más alto que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Conurbano, por lo que se vuelven mucho más rentables desde el punto de vista económico.

El patentamiento de motos creció un 13% en agosto respecto de julio debido a un repunte en la gama baja, según lo informado este martes por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). El número de unidades patentadas durante el mes que acaba de finalizar fue de 26.457 motovehículos, mientras que en el mes previo se habían registrado 23.411 unidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here