Nogoyá.- Oficialmente, el Ministerio de Salud de la provincia posiciona a la ciudad de Nogoyá como segunda en la estadística oficial de casos de dengue. En todo el territorio entrerriano suman 341 casos y en Nogoyá, según el organismo serían 92 los casos.

Si bien la cifra cierta es dinámica ya que desde hace 25 días el virus del dengue está presente en la ciudad, fuentes cercanas al ámbito de la salud confiaron a Paralelo 32 que desde  el 25 de marzo a la fecha, los casos positivos de dengue superan los 200.

Lamentablemente es imposible determinar un valor preciso en cuanto a la cantidad de casos, ya que al ser considerado de transmisión comunitaria, el Hospital San Blas y médicos de la ciudad realizan la atención de pacientes y ordenan el tratamiento paliativo, es decir en el hogar del damnificado. Además hay que restar de la cifra los pacientes recuperados.

Por las medidas del aislamiento social, son muchos los nogoyaenses que consultan mediante teléfono al Hospital San Blas y por ese mismo medio reciben la recomendación médica e incluso el diagnóstico del cuadro clínico.

Con este panorama, se pierde real dimensión del avance del dengue. Incluso el concejal José María Villegas, en la última sesión del Concejo Deliberante, expresó que la ciudad tiene el 10% de casos de la totalidad del país. Según lo informado días atrás (cuando se realizó la sesión extraordinaria) en Argentina había unos 4.000 casos positivos de dengue, entonces, con lo dicho por Villegas la ciudad tendría aproximadamente 400 casos.

Con la incertidumbre acerca de la cantidad de pacientes con el virus, la única certeza es que las bajas temperaturas pusieron un freno relativo al mosquito Aedes Aegypti, aunque hay quienes advierten que con baja temperatura afuera el insecto busca el interior de las casas para resguardarse, por ser más cálidas. Los casos positivos tuvieron una merma, pero continúan siendo numerosos, dejando en claro que el mosquito aún sobrevive y está reproduciéndose y alimentándose en distintas zonas de Nogoyá.

Las acciones gubernamentales para frenar la propagación también tuvieron un freno relativo. Ya no se fumiga como se hizo dos semanas atrás y ayer culminó el cronograma de recolección de cacharros.

Las campañas de salud municipal en los últimos días se desarrollaron en base a la prevención del Coronavirus, incluso el Departamento Ejecutivo lanzó un decreto para el uso obligatorio de barbijos en comercios, pero cuando el dengue apuró, delegó la acción al poder legislativo.

Lamentablemente el Aedes Aegypti llegó para quedarse y mas allá de la asombrosa cifra de infectados en el último mes, pondrá a prueba la capacidad de las autoridades en cuanto a campañas de prevención tempranas que eviten un brote masivo como este.

Cabe aclarar también que el mosquito es de hábitos hogareños, por lo tanto, así se realice la mejor campaña de prevención mucho dependerá de la conciencia de cada vecino, en ser precavidos y erradicar todo recipiente con agua que puede ser adoptado como criadero por el mosquito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here