Victoria.- El aislamiento social, preventivo y obligatorio, es la medida tomada a nivel nacional para evitar la circulación viral. En este sentido, se ha insistido en informar que, en general, son los adultos mayores los que corren mayor riesgo por el Covid-19. Asimismo, en la ciudad, desde el Hospital Geriátrico Domingo S. Cúneo el cumplimiento del protocolo es estricto y buscan nuevas formas para no dejar de lado el aspecto emocional de los adultos mayores.

El director del Cúneo, Valentín Garbelino, en contacto con Paralelo 32 dijo que “se tuvo que establecer guardias mínimas y descontinuar el trabajo con profesores de educación física y demás. Esto para que no haya muchas personas en la institución y disminuir el movimiento del personal”, contó.

“También, se establecieron horarios para proveedores de alimentos y medicamentos. Además, se fijó una sola entrada, por lo que uno puede controlar muy bien quien ingresa”, continuó. Sumado a esto, Garbelino explicó que al personal, antes de ingresar, se le toma la temperatura, se los provee de tapabocas y luego se cambian con la ropa que van a estar dentro de la institución. Recién después de todo esto, el personal puede tener contacto con los adultos mayores.

“Se hace mucho hincapié en el lavado de manos para todos. Por otro lado, todos en el hospital están vacunados. Estamos cumpliendo con el protocolo de seguridad que nos pide la provincia”, dijo el director de la institución.

Garbelino comentó que tienen capacitaciones tres veces por semana. A este respecto, destacó: “El compromiso de todos los compañeros de trabajo es impresionante”.
“El personal tiene una relación especial con los adultos mayores de la institución. Ayudan muchísimo para amenizar el día a día y no tengo más que palabras de agradecimiento. Somos como una familia”, concluyó.

Encuentros virtuales

En lo que respecta a las visitas, están más controladas. Esto no quiere decir que no estén permitidas, pero se evalúa cada caso. En este sentido, el personal debe estar al tanto del día y horario en que el familiar desea realizar su visita. A los visitantes se les da unos camisolines y, también, se les toma la temperatura.

Por otro lado, se realizan videollamadas. Los enfermeros ayudan a los adultos mayores para gestionar los encuentros virtuales.

“Todos los días hay llamadas telefónicas. Las visitas y llamadas son muy importantes, porque muchos estaban acostumbrados a encontrarse casi todos los días con sus familiares”, puntualizó. Luego, destacó: “El compromiso de todos los compañeros de trabajo es impresionante”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here