El desafío de brindar educación agrotécnica en tiempos de pandemia

0

Gob. Etchevehere- El Prof. José Luis Sandoval, director de la Escuela Agrotécnica Las Delicias, explicó de qué manera encaran en la institución las primeras semanas del ciclo lectivo 2021, con el desafío de haber vuelto a la presencialidad después de un 2020 complejo y aún con la pandemia acechando.

Lo hacen defendiendo un camino de tradición y modelo educativo para la región, basado en el trabajo y el compromiso para con el otro. Sandoval comentó que “Esta es una escuela emblemática para la provincia. Para nosotros es un gran desafío, en un año distinto y con la pandemia que cambió todos los paradigmas y estructuras y aún está presente. Tuvimos que cambiar muchas cosas que hacíamos históricamente, pero nos fuimos reinventando. Costó mucho, pero vamos acomodándonos de a poco a esta nueva vida escolar”.

En relación al funcionamiento escolar, explicó a Paralelo 32 que “Tenemos más de 120 años, es emblemática por historia y formación de técnicos esta institución. Nuestra escuela tiene que ver mucho con el componente lácteo, incluso por el lugar geográfico que ocupamos, muy cerca de la Cuenca Lechera de Argentina.  Egresan los chicos con el título de Técnicos en Producción Agropecuaria. Tiene validez nacional el título y más allá de eso está la historia que nos avala. El ciclo básico tiene tres años y el superior cuatro años. Vienen chicos de diversos lugares, de toda la región, incluso de otras provincias como Corrientes y Santa Fe”.

El docente reconoció que “Lamentamos no tener aún la residencia para mujeres, que es un gran proyecto que queremos hacer realidad. Están hechos los trámites y las gestiones pertinentes ante el Consejo General de Educación, y cuando se logre será una residencia del siglo 21, muy moderna, para lo cual ya está avanzando en la planificación”.

“Hay muchas chicas que asisten pero no residen acá. Hoy son más de 50 y me pone contento, porque recuerdo mi época de estudiante donde asistía una sola. Eso marca la inclusión que se está generando”, agregó.

La práctica nos distingue

Más allá de las clases áulicas, en Las Delicias se llevan adelante muchas actividades que responden a su perfil agrotécnico. «En la escuela tenemos sectores de producción de casi todo lo que se produce en la provincia», contó el rector de la institución.

Y siguiendo su descripción del trabajo institucional, comentó a Paralelo 32 que “En esta escuela hay muchas prácticas, es lo que nos distingue. No son tantas horas de aula, pero sí muchas de campo. Los siete años que están los chicos trabajan, aprenden a trabajar, cuestionan y se forman, y eso es algo que los motiva a venir. Es muy dinámica la planificación de cada profesor. Es algo diferente que tenemos en relación a otros establecimientos. El chico sale con conocimientos de vanguardia y eso atrae”.

“Las prácticas motivan mucho, se genera conocimiento de vanguardia y se insertan en el mundo productivo. Muchos profesionales dicen con orgullo que pasaron por acá. Lo dicen contentos y satisfechos de la base que tuvieron”, agregó.

“A modo de ejemplo, nuestro sector avícola trabaja la avicultura industrial y la de cabaña avícola, encontrando más de treinta razas de gallinas. Eso el chico no lo ve en Internet, es una maravilla verlas en vivo, en el lugar. Están en contacto con ellas.  Es una cabaña que no nos reditúa tanto económicamente, porque se venden pocos ejemplares porque son caros por su genética, pero nos da un sello distintivo. Esa cabaña tiene muchos años, hay mucha trayectoria, historia y premios obtenidos en exposiciones”, dijo.

La escuela también celebra acuerdos con empresas “Por ejemplo con el grupo Motta, que exporta y eso nos permite tener buenas prácticas de exportación. En ese punto, las planificaciones de los profesores están adaptadas a lo que es el mundo de la exportación hoy. Por eso las planificaciones son dinámicas, no son estáticas», contó José Luis.

“Nuestra cabaña tambera, por otro lado, es pionera a nivel nacional. Conviven dos razas: las Pardo Suizas y las Holando. Son razas que se adaptaron muy bien a nuestro lugar. Eso marca mucho a los chicos, son recuerdos, conocimientos y recuerdos que te quedan para siempre, esa convivencia, ese día a día”, agregó.

Sandoval explicó que “El consumo pero también la venta es parte de la historia de esta escuela. Ganamos múltiples premios a nivel nacional, tenemos un nombre ganado, una trayectoria que nos avala, compitiendo con los mejores. Es una escuela pública que juega en las ligas mayores, muy inserta en el mundo que vivimos, el mundo real, apostando a que el conocimiento tenga el apoyo de las prácticas, con convenios con empresas también, que son las que dinamizan el mundo. El resultado es lo que vemos en cada egresado, en cada competencia, en cada premio obtenido”.

Educación en pandemia

El perfil productivo es tal vez el principal desafío que se le presentó a la escuela en el contexto de cuarentena, ya que son áreas que siguen produciendo y por lo tanto se deben continuar atendiendo. “El año pasado nos acoplamos a las exigencias. Acá venís a hacer prácticas, pero no había porque no estaban los chicos. Para que no pierdan esa práctica de un galpón de pollos, de ordeñe, de un cabañero, creamos un canal de Youtoube, sobre el que no teníamos demasiadas perspectivas, pero nos sorprendió lo bien que nos fue”, reconoció el docente.

“El canal fue creciendo, hicimos muchos videos con profesores que daban sus clases y ese contenido se le enviaba a cada chico para que lo replicara en su casa. Horticultura, por ejemplo, les llegaba la clase y los chicos en su pedacito de tierra fueron produciendo, enviando fotos y videos de lo que hacían. El concepto se aprendió. Y lo mismo con el manejo de tambo, que es muy importante. Se daba la rutina de ordeñe, los chicos podían hacerlo en su casa y enviarnos el material. Se vinculaban con su papá, hermano, el empleado, nunca lo pensamos así pero se dio. Es hermoso que haya pasado. Se generaban muy lindos vínculos y muy productivos. Nunca imaginamos todo lo que fue sucediendo, por suerte para bien”, remarcó al describir cómo sobrellevaron un 2020 que será, sin dudas, inolvidable.

“La parte teórica la hicimos como cualquier otra escuela, pero la práctica no sabíamos cómo iba a rendir. Me siento orgulloso y el mérito del equipo pedagógico que tenemos, que me atrevo a decir que es de los mejores de la zona. Había chicos que no tenían conectividad, pero se le encontró la vuelta para que ninguno quede desconectado. A algunos les costaba enviar el material, pero se pudo. Y nos esforzamos por no perder los vínculos, porque estamos hablando de personas, necesitamos el vínculo”, agregó.

El 2021, aún con complicaciones, al menos les dio la posibilidad de regresar a la presencialidad. “Hoy los chicos están otra vez en las aulas y eso nos reconforta. Incluso tenemos más ingresantes este año en comparación a otros. Y muchos conocieron la escuela a través del Canal de Youtoube”, destacó al decidir mirar la mitad del vaso lleno, aún en momentos complicados. «Esta crisis mundial hace que miremos de una nueva manera la escuela y los modos de producción. De toda crisis el ser humano tiene que aprender a salir, hay muchos ejemplos en la historia que marcan que de estas situaciones han surgido grandes cosas», opinó Sandoval.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here