Victoria.- Con 1,10 metros del caudal a la altura del Pozo de Toma, el nivel del Riacho Victoria traza un complejo panorama para la Dirección de Obras Sanitarias; por lo cual desde la Municipalidad se decretó la «Emergencia del sistema de provisión de agua», con el objeto de facilitar los recursos necesarios para el desarrollo de trabajos que permitan asegurar el abastecimiento del fluido.

En las últimas horas el intendente Domingo Maiocco firmó el Decreto N°1246 que establece que “esta medida y autoriza, en este marco, a la contratación directa de bienes y servicios que tengan por objeto el restablecimiento del normal funcionamiento del sistema de provisión de agua potable”.

Asimismo, se precisó que “esta adquisición será autorizada bajo el dictado del correspondiente acto administrativo el que tendrá carácter de decreto fundado por el Departamento Ejecutivo y será refrendado por el secretario de Planeamiento y Hacienda e importará el previo concurso de la Contaduría que por sí o a través de su oficina de Compras, en el plazo más breve posible, dejando constancia de los presupuestos computados o de las gestiones llevadas a cabo para su obtención. Dicha constancia quedará documentada en papeles de trabajo que se vincularan al trámite de contratación directa”.

Desde la comuna dieron cuenta que hace dos semanas se trabaja en una campaña de concientización sobre uso racional del recurso. La planta potabilizadora tiene una capacidad de producción diaria de 20 millones de litros, y actualmente funciona en óptimas condiciones, pero ese es el límite. Más allá de las obras que se están haciendo para evitar filtraciones o falta de presión, en verano los victorienses utilizan esa cantidad casi en su totalidad (en invierno desciende a 17 millones de litros, aproximadamente), y esto evidencia que derrochamos agua: Si la Organización Mundial de la Salud prevé que lo razonable para una persona, por día, es un consumo de 50 litros, nosotros no podemos estar gastando 500 litros (sobre la base de 40.000 habitantes), lamentablemente vamos a tener que entenderlo por las malas”, había indicado el nuevo Director de Obras Sanitarias y Servicios Públicos, Sebastián Uhrig a Paralelo 32 en la nota que publicamos el fin de semana.

Río Paraná

“Hay que entender que el Río Paraná desborda hacia el Delta, y si aquel sigue en bajante va a tomar el agua de allí en vez de incrementar su caudal. Invertido este comportamiento, es de notar que tenemos una ciudad a la vera del riacho, con todas las ventajas que eso aporta a la captación, pero las ciudades que están más adentro en la provincia, se han organizado a partir de pozos; y en nuestro caso, sin ambas opciones, tendremos que pensar rápido cómo salir al paso con una solución viable”, indicó Uhrig a Paralelo 32.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here