Isletas- Los reclamos por el estado de los caminos en las localidades rurales son un tema de larga data. Uno de los casos que preocupa a los vecinos y a las propias autoridades de las juntas de gobierno es la situación que se da en una calzada ubicada en un camino de tierra que une a las localidades de Chilcas e Isletas sobre el Arroyo Doll, en el límite entre los departamentos Diamante y Victoria.

En relación a la ubicación de la calzada, hay que explicar que de un lado se encuentra la localidad de Isletas y del otro, Chilcas. Desde hace años, producto de las grandes lluvias y el escaso mantenimiento, el lugar se fue socavando, a tal punto que ya se partió la estructura de hormigón y solo pueden circular vehículos livianos.

Ahora sólo depende de las lluvias o de alguna obra urgente de la Dirección Provincial de Vialidad el hecho de que la estructura se mantenga en el lugar. En caso de que se corte, dejará incomunicado a un sector de ambas localidades y hasta podría provocar un accidente. Será otro camino de la producción -especialmente láctea y agrícola- al que le irán ganando las malezas para quedar en el olvido.

Gestiones ante Vialidad

Durante la gestión de Alcides Wolf al frente de la Junta de Gobierno de Isletas se realizaron trámites ante Vialidad. El arreglo le corresponde a la Zonal Diamante y Victoria de la DPV.

Tiempo después, altos funcionarios del organismo vial entrerriano visitaron el lugar, comprobaron el problema y enviaron camiones con escombros para hacer contención y evitar que se siga erosionando la tierra que sostiene el hormigón. Sin embargo, una vez más fue una obra incompleta. No alcanzó. Solo retardó lo peor, el corte total del camino.

Hoy el agua ya pasa debajo de la estructura de hormigón, por lo que el socavamiento aún es mayor. El problema se agrava. Las respuestas, como sucede habitualmente, lamentablemente, se hacen esperar.

“Seguimos gestionando”

Esta semana, ante la consulta de un cronista de esta redacción, el presidente de la Junta, Lucas Eichmann, explicó que “Si bien viene desde la gestión anterior, de Alcides Wolf, el problema y la búsqueda de soluciones, aún no logramos respuestas definitivas. En su momento incluso vinieron funcionarios de alto rango de Vialidad Provincial. El tiempo pasó, las gestiones se siguieron y ahora nosotros, que estamos hace poco al frente, también las continuamos a través del ente provincial, para alertarnos de la situación que se está viviendo. Seguimos esperando las respuestas concretas y necesarias”, indicó a Paralelo 32.

Mientras tanto, es la propia Junta de Gobierno la que, con sus escasos recursos, continúa “arremangándose” para, dentro de sus posibilidades, mantener en condiciones dignas caminos rurales. Lo hacen con herramientas propias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here