El biocombustible podría resolver rápidamente la escasez de gasoil

0

Para el industrial Matías Bolzán (BioNogoyá), con quien hablamos acerca de las dificultades que está teniendo el abastecimiento de gasoil en un momento pico del consumo por causa de la recolección y transporte de granos, si se autorizara un reclamo que han presentado, para mezclar con ese hidrocarburo un 10% de biodiesel en vez del 5% que actualmente manda la ley, se podría avanzar en la solución del problema.

El aumento de las retenciones al aceite de soja –por parte del gobierno- igualando al porcentaje que se aplica al poroto de la oleaginosa, repercutió en el mercado interno y, según el empresario, el valor del primero debería bajar ante esta situación. Cabe aclarar que las retenciones se aplican a las exportaciones y, ante esa realidad, baja unos puntos el precio en el mercado local, señaló.

Agregó que han tenido una actualización de valores hasta agosto (ver recuadro) por parte de la Secretaría de Energía que se publicó esta semana en el Boletín Oficial. A partir de esta decisión pueden comenzar a entregar a las petroleras, porque tienen aprobado el precio, que varía en función del “mercado de futuro” del aceite de soja.

La campaña sojera ha tenido variantes, porque los cultivos de primera sufrieron por la sequía,  la cosecha se atrasó, lo que provocó una escasez de aceite, situación que actualmente se está normalizando y la soja de segunda es la que se encuentran en mejores condiciones.

Corte

El corte significa mezcla de biodiesel de origen vegetal que se agrega al combustible de material fósil. Lo autorizado oficialmente es un 5 %, es decir por cada 95 litros de gasoil se completa con 5 del bio. “Si bien esto nos permite trabajar,  estamos produciendo a un 50 % de las posibilidades de la fábrica”, remarcó. Explicó que anteriormente se permitía un corte del 10 %, esto se mantuvo  durante muchos años hasta que bajaron a la mitad  porque -durante ese tiempo- el crudo valía menos que el aceite de soja. Según Bolzan, han mantenido reuniones con los representantes del sector y han enviado una nota a la Secretaría para retomar el corte en el 10 %, lo que mejoraría la oferta del diesel que está faltando. El total de producción de este combustible a cargo mayoritariamente de  pymes,  asciende a  50 mil toneladas por año.

“Si autorizaran un 10 % sería una solución rápida, poque las plantas están instaladas y podrían comenzar en forma inmediata a producir mayor cantidad de  biocombustible y se  ampliaría la oferta de diesel en el país, solucionando el problema que se ha generado actualmente”, dijo a nuestro medio.

Otro dato importante es el destino de este combustible vegetal, porque hay dos clases de gasoil en plaza, de distintas características y calidad. Explicó Bolzán que actualmente todo el gasoil que sale de los surtidores tiene un 5 % de biodiesel.

También desde el sector plantean que la calidad del producto es muy buena, se ha invertido en tecnología y de acuerdo a los estudios y pruebas realizadas, un motor puede trabajar perfectamente con un carburante de este tipo con un 20 % de corte (80 gasoil/petróleo y 20 biodiesel) inclusive este porcentaje podría  ampliarse sin problemas de combustión.

Glicerina

En diálogo con Paralelo 32, Bolzán siguió comentando que la planta que tiene la empresa en Nogoya cuenta con tres procesos. El primero es un tratamiento que le hacen al insumo neutralizando el aceite crudo, después se deriva a la planta de producción de biodiesel y otra donde producen glicerina,  que  representa un 10 % del total procesado.

La glicerina que fabrican, en un 95 % se destina a la exportación, venden a países de Centromárica y Estados Unidos. 

Cuadro

Precio de comercialización del  biodiesel destinado a mezcla en el mercado interno, autorizado por la Secretaría de Energía de la Nación

El futuro del combustible vegetal

A principios de agosto del 2021 el Gobierno puso en vigencia el nuevo Marco Regulatorio de Biocombustibles, que regirá hasta 2030 a partir de la Ley 27.640 sancionada a comienzos de julio del 2021. En él dispuso nuevos parámetros de cortes obligatorios de naftas y gasoil, y creó la Comisión Especial para el desarrollo del sector.

El nuevo marco de elaboración, almacenaje, comercialización y mezcla de biocombustibles, reemplaza al que rigió durante 15 años, que permitió un amplio desarrollo del sector en distintas provincias vinculadas con la producción de biodiésel y bioetanol a partir de las distintas materias primas.

El régimen de promoción de la producción y uso de los biocombustibles tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2030, y habilita al Poder Ejecutivo nacional a extenderlo, por única vez, por cinco años más.

La continuidad del régimen de promoción buscó ajustar el modelo que permitió en 15 años contar con 54 plantas de producción en 10 provincias, agregando valor en origen, generando y sosteniendo economías regionales con más de 300.000 empleos directos e indirectos. En la Ley también se determinó el procedimiento para la aplicación de un corte mínimo obligatorio de 12% de bioetanol y una eventual reducción al 9% con la nafta, mientras que para el gasoil será de un 5%, con una eventual reducción al 3%. En el caso del combustible elaborado a base de caña de azúcar, los volúmenes deberán ser del 6% de la mezcla mínima obligatoria, mismo porcentaje para el bioetanol a base de maíz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here