El arte escénico terminó siendo una de sus fuentes de ingreso

0

Crespo.- Jonathan Florit culminó sus estudios secundarios en Crespo y partió hacia la ciudad de Córdoba para comenzar la carrera de Fisioterapeuta. Se estableció allí al conseguir trabajo de lo que comenzó a ser su profesión una vez recibido, y formó su familia.

Con el paso de los años fue encontrando otra pasión a la que le dedicó tiempo y hoy es parte de su cotidianeidad. “Creo que Dios acomodó las cosas de una forma muy linda en mi cabeza; por ahí de la crisis del 2001 en el momento en que tenía que elegir la carrera ni siquiera se me pasó por la mente la opción de trabajar en doblaje de voz. No es que tuve un debate sobre que hacer con la profesión que tendría, y apunté a lo que era en mi cabeza considerado como un trabajo ‘normal’. Y como me interesaba el tema salud, fui por ese lado. Pero desde muy chico me había dedicado a las cuestiones teatrales, por lo que era algo con lo que estaba muy vinculado. Y participando de talleres, de grupos de teatro, sin dedicarme profesionalmente a eso ni teniendo una formación específica al respecto. Un día, trabajando como fisioterapeuta, mientras atendía una paciente ella me comenta que la que estaba saliendo por la radio en una publicidad, era ella.”, comentó Jona a Paralelo 32.

Continuando con su relato comentó que la mujer le contó que había hecho un curso de doblaje, que le permitió comenzar a trabajar en el tema. “Comencé a buscar, encontré una academia de doblaje y me inscribí. Fue hace ya unos diez años, e hice el curso formal de doblaje. Poco a poco fui trabajando esporádicamente en algunos doblajes, en audiolibros, y poco a poco fui creciendo en la profesión, hasta que recientemente decidí comenzar a dedicarme más a esto y se fueron abriendo puertas. Luego de tomar esa decisión fueron apareciendo más trabajos en el estudio de Córdoba, y se sumó el estudio de Buenos Aires; así que ahora le dedico menos horas del día al trabajo como fisioterapeuta”; relató.

Un audiolibro, aclaremos este neologismo aunque se explica en sí mismo, es la grabación de los contenidos de un libro leídos en voz alta. Un libro hablado. Aprovechando las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en el campo de la información y la difusión de contenidos, ha aumentado su difusión.

Con respecto a las características del trabajo en general que realiza Jona, contó que hay contenidos que puede grabar en su casa, pero la gran mayoría de los doblajes se deben hacer en el estudio donde se cuenta con la tecnología necesaria para las producciones de mayor calidad.

“En Instagram publico relatos que hago en casa, por mi cuenta; pero he tenido que trabajar mucho para audiolibros dramatizados, con una editorial que tiene su estudio para ello. He participado en algunas publicidades, y en series hay algunas que salen en Netflix, animé sobre todo; y más que nada, películas. Hace poco comenzamos con un podcast, que está muy bueno; y es un podcast en inglés que yo seguía. Me contactó un chico al que llamaron para hacer el trabajo, y como se requería dos voces necesitaba un segundo, así que comenzamos a grabar una primera tanda, y resta esperar si continuarán”, comentó el entrevistado.

Respecto al trabajo, y la multiplicidad de plataformas para las cuales se pueden realizar doblajes; Jona comentó que hay un amplio mercado, además, hoy favorece el precio de los trabajos, desde Argentina somos más competitivos en relación al resto del mundo. Las plataformas generan trabajo, ya que están produciendo casi constantemente contenidos que, debido a las normativas de los países en los que brindan servicios, deben contar con las traducciones de idioma habilitados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here