Por Leandro Jacobi
Abogado y Docente en Cs Políticas y Derecho (UCA)

Alberto Fernández decidió extender el partido en el Congreso, presentando el Proyecto de Legalización del Aborto, buscando al menos una victoria política. Victoria que no ha conseguido en este primer año. Aunque se trata de una iniciativa que atraviesa convicciones muy profundas en cada frente electoral, donde nadie tiene todos sus jugadores con la misma camiseta; aún así la sanción, si se concreta, será punto para el Gobierno.

A pesar de que muchos verdes en JxC crean que no, los mismos que hicieron un hecho político el funeral del 10, ¿por qué no lo harán con una promesa de campaña? Más aún si consideramos que son solamente ellos quienes impulsan el proyecto en este contexto.

El oficialismo sabe que cuenta con mayoría verde, y según la última encuesta de Giacobbe el Kirchnerismo es el único espacio donde sus electores prefieren el verde al celeste, no así en el peronismo (no K), donde gana el celeste por poco margen.

A la inversa del Kirchnerismo se observan los datos en la oposición, donde hay mayoría celeste, en votantes del PRO y radicales, aunque los amarillos tengan un margen mayor, cercano al 75% de sus simpatizantes.

Fue evidente como el Frente JxC, ya sufrió este tema en las elecciones de 2019, ejemplo de ello se vió en las legislativas de Santa Fe donde quedó detrás de Unite (Granata – Ghione), y en las Nacionales, donde Mauricio Macri busco evitar el tema antes de las PASO para luego mencionar en la mayoría de las marchas su postura a favor de las 2 vidas, y así recobrar gran parte del electorado perdido.

Entonces, volviendo a la actualidad, para sancionar su proyecto, el Gobierno necesita jugadores de la oposición, que si le otorga los votos estaría dándole la espalda a la abrumadora mayoría de sus electores, y dándole una victoria política al Frente de Todos, donde generaría satisfacción en los electores del oficialismo principalmente.

Y nos falta hablar de los más importantes, la hinchada neutral o que se identifican con otro equipo, pero que ambos frentes electorales necesitan siempre para ganar la elección, Giacobbe también nos muestra que mayoritariamente están en contra del aborto tanto los independientes, cómo los afines a otros partidos, que tendrán la libertad que dan las legislativas o intermedias, sin grandes listas sábanas y sin una figura Presidencial al frente de la lista.

Ahora bien, si la oposición entiende que este proyecto es inoportuno, que las prioridades de la gente están en los efectos de la pandemia y la cuarentena, en la restricciones de derechos y libertades constitucionales, en la inseguridad, la lucha contra la corrupción, y no en este tema que solo lo puso en agenda Alberto Fernández como pantalla en este duro diciembre y a solo a unas
semanas de Navidad, casi instigando a cristianos en las festividades, muchos de los cuales lo votaron e hicieron Presidente.

Si la oposición observa todo el contexto, donde el mismo Gobierno se pone en contra a sacerdotes de barrios populares, a referentes de organizaciones sociales, y a la iglesia evangélica y católica, las mismas que en 2015 le dieron la espalda a Aníbal Fernández y apoyaron a María Eugenia Vidal para ganar la Provincia de Buenos Aires y ser motor de tracción para ganar Nación.

Si lo hace, Juntos por el Cambio puede buscar la mayoría del voto que no le es propio, generando simpatía social al no apoyar este proyecto y hasta pudiendo captar voto celeste del peronismo, entonces ahí el mismo Gobierno se habrá metido un gol en contra al meter este tema en partido, sin saber si podía ganar y teniendo mucho daño colateral.

Ahora, si los dirigentes de JxC no ven lo mismo que ve la mayoría de la sociedad, y si le es funcional al Gobierno de Alberto Fernández y con sus votos le otorga este proyecto, el que se hará un gol en contra será la misma oposición, que puede desilusionar otra vez a gran parte de la sociedad y que la misma pueda mirar otros espacios emergentes, cómo entiendo, pretende el equipo presidencial al presentar este proyecto tan cerca del ciclo electoral, para dividir y seguir reinando. La pregunta está, ¿quién se hará un gol en contra? El Gobierno o la Oposición. El tema lo abrió Alberto, pero la pelota la tiene la JxC, veremos en qué arco termina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here