Victoria (Paralelo 32).- Poco a poco, diferentes actividades económicas se permiten en la ciudad. Sin embargo, hay ámbitos que todavía parecen lejanos, como por ejemplo los gimnasios. En este marco, varios dueños de gimnasios se reunieron entre sí y presentaron al intendente un protocolo para la reapertura.

A propósito de lo anterior el profesor de educación física Juan Cuenca habló con Paralelo 32. “Hay aproximadamente 15 gimnasios habilitados en la ciudad. Estamos en un grupo de WhatsApp y fuimos tres representantes a reunirnos con el intendente. Le presentamos el protocolo y le planteamos la necesidad de que nos tenga en cuenta para los próximos pedidos de reapertura a la provincia”, comenzó Cuenca.

“En otras ciudades ya han habilitado gimnasios. El primero del país fue Ituzaingó (Corrientes), por ejemplo. Creo que es necesaria la habilitación de los gimnasios no sólo como fuente de trabajo, sino también para la gente. En general no se ha pensado en la parte psicológica y emocional”, sostuvo. Y, añadió: “En un supermercado se corre el mismo riesgo que en un gimnasio o peor”.

El protocolo

Respecto al protocolo, Cuenca comentó: “Fue armada en base a lo propuesto por la Cámara de Gimnasios de Argentina, y por la Cámara de Gimnasios de la provincia [Entre Ríos]. Asimismo, fue adaptado por profesores de educación física de acá”.

Luego, detalló: “El protocolo menciona grupos reducidos y por turnos. Es decir, se propone sectorizar y organizar grupos reducidos a la mitad de la capacidad de lo que permite el gimnasio. También, se plantea que haya en cada rincón alcohol en gel y que, al llegar, todos deben lavarse las manos y cuenten con su propia botella de agua”.

Sumado a esto, el profesor de educación física explicó que también se realizarán sesiones de entrenamiento de 45 minutos. Después se realizará un intervalo para la desinfección de las máquinas y que pase el grupo siguiente. “La idea es que no se crucen entre grupo y grupo”, agregó.

Adultos mayores

Juan Cuenca dirige el Centro de Entrenamiento Adaptado CEA SANO. Asimismo, se refirió a los adultos mayores y el contexto actual.

“Hay que desmitificar muchas generalizaciones. Personalmente y desde mi profesión considero que, si los adultos mayores están en buen estado de salud, deberían poder salir para ir, por ejemplo, al gimnasio. No todos los adultos mayores son vulnerables y frágiles”, enfatizó.

Además, dijo contó que desde el comienzo de la cuarentena comenzaron a trabajar de manera virtual. “Las clases virtuales llegaron para quedarse. Utilizamos distintas redes sociales para realizar una actividad por lo menos de movimiento general. Paradójicamente las personas mayores fueron las que más se engancharon a las clases virtuales”, señaló.

No obstante, diferenció que las personas que asisten a las clases virtuales son el 30 por ciento de las que lo hacían cuando las lecciones se daban con normalidad. “De aprobarse el protocolo continuaríamos con las clases virtuales y aquellos que puedan venir, vendrían”, aclaró.

“Terminemos con el mito de que por ser mayor de 60 uno es frágil. Lo anterior va a depender de cada caso en particular”, remarcó.

Por otro lado, concluyó: “Hay personas que hace 60 días que no salen de sus casas ni tienen actividad. La salud mental es importantísima”.

Finalmente, Cuenca explicó que no es recomendable realizar actividad física con tapabocas porque “no se cumple el ciclo de mecanismo de respiración”. “Al liberarse dióxido de carbono, eso es lo mismo que va a ingresar al cuerpo. Tarde o temprano esto hace daño al sistema respiratorio. La persona que hace actividad física puede colocarse el tapabocas en el cuello y cuando termina la actividad, se lo coloca en la boca”, aconsejó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here