El proyecto que analiza la comisión de Asuntos Constituciones sobre el régimen municipal apunta a eliminar la incompatibilidad existente entre ser concejal o vicepresidente del Concejo y ocupar otros cargos públicos, tanto en la administración local como en la provincial.

Esta iniciativa, presentada por el diputado justicialista Diego Lara (y que remeda una anterior de la actual ministra de Gobierno Rosario Romero) habilitaría a un empleado público a ser vice de un municipio o concejal, seguir trabajando (siempre que haya compatibilidad de horarios) y cobrando ambos sueldos.

El texto expresa: “El Vicepresidente y los Concejales no tienen incompatibilidad para desempeñar cualquier empleo público remunerado, siempre que se respete debidamente la compatibilidad horaria entre ambos. En dicha circunstancia y de darse la compatibilidad, los mismos podrán continuar percibiendo el haber de empleado público con el de Vicepresidente y Concejal”.

Lara en esta iniciativa (como ya lo había hecho Romero en la suya tiempo atrás) basa su argumento en un resquicio interpretativo: sostiene que el viceintendente o el concejal no es, en el sentido estricto del derecho administrativo, un empleado público y, por tanto, no le correspondería la prohibición de acumular cargos públicos que fija la Constitución provincial en su artículo 40º.

En la argumentación de la iniciativa, el legislador sostiene: “El Concejal recibe una dieta más un concepto para gastos de representación con el objeto de llevar adelante su labor parlamentaria, lo que dista de configurar un sueldo en el más estricto concepto administrativo; pero además no tiene estabilidad, no tiene carrera administrativa, no tiene descanso – ni siquiera se encuentra regulado el régimen de licencias-, no tiene una relación jerárquica – atento que su única orden es la de representar al electorado- y toma sus propias decisiones bajo sus convicciones políticas”.

“Es evidente entonces que el Concejal no es un ‘empleado’ en el concepto constitucional y administrativo del término, y por ende es inexistente la acumulación de empleos”, que prohíbe la Constitución.

• Defensa

En su versión del proyecto, el legislador indicó: ““No veo cual es el obstáculo o la injusticia de que una maestra o un empleado público de la provincia pueda ser electo concejal de su ciudad y se desempeñe en ambos trabajos ( uno municipal y otro provincial)”.

“No se está proponiendo o fomentando que cobren un doble sueldo por parte del Estado provincial, sino que se le está posibilitando al viceintendente que goce de los mismos derechos que un concejal, es decir que perciba su retribución como vicepresidente por parte del municipio y que a la vez cobre su sueldo por el trabajo que desempeña en la Provincia, dado que en la mayoría de los casos, sobre todo en las localidades más pequeñas, lo que perciben los concejales y los viceintendentes son retribuciones exiguas en comparación con los salarios del estado Provincial”, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here