En su última sesión ordinaria del año, la Cámara de Diputados avanzó ayer en dos proyectos de impacto social: el que establece nuevas condiciones para los contratos de alquiler y la llamada » ley de góndolas», que propone alentar la competencia de las marcas de alimentos y productos de limpieza en los supermercados, para evitar abusos de posición dominante por parte de grandes empresas.

Tras un año poco productivo en materia parlamentaria -en Diputados hubo solo seis sesiones en los últimos nueve meses-, los legisladores protagonizaron una sesión maratónica, con más de un centenar de proyectos de ley que habían quedado pendientes. Tenían urgencia, porque los dictámenes sin aprobar antes de fin de mes -cuando termina el período ordinario de sesiones- pierden estado parlamentario.

Los diputados dieron media sanción al proyecto de ley de góndolas, iniciativa que auspicia el presidente electo, Alberto Fernández. Luego de una trabajosa tarea de consenso entre el oficialismo y la oposición, la votación arrojó un apoyo casi unánime: 180 votos fueron positivos, sólo uno fue negativo y otros 18 diputados se abstuvieron.

El texto acordado establece que la exhibición en las góndolas de productos de un mismo proveedor o grupo empresario no podrá superar el 30% del espacio disponible que comparte con productos similares. La participación deberá involucrar a no menos de cinco proveedores o grupos empresarios.

Se deberá garantizar un 25% de la góndola para exhibir productos producidos por micro y pequeñas empresas nacionales y un 5% adicional para productos originados por la agricultura familiar, campesina o indígena y sectores de la economía popular. Esta iniciativa solo contempla la comercialización de alimentos, bebidas, productos de higiene personal y artículos de limpieza del hogar.

«Estamos dando un paso importante en la búsqueda del equilibrio y la justicia que tanto consumidores como pymes están necesitando», destacó la presidenta de la Comisión de Defensa del Consumidor, Marcela Passo (Frente Renovador).

Una de las autoras del proyecto, la diputada Elisa Carrió (Coalición Cívica), advirtió que el problema de los productores y los consumidores es la intermediación. «Yo no estoy a favor de los supermercados, estoy en contra -sostuvo-. Los supermercados fijan los precios y les es fácil arreglar con cualquier gobierno. Lo hizo [Guillermo] Moreno», enfatizó.

Desde el kirchnerismo, la diputada Fernanda Vallejos exaltó que «no solo se procura cuidar el bolsillo de las familias», sino también «cuidar a las pymes y productores regionales, agredidos por la política económica de los últimos cuatro años».

Al cierre de esta edición, los diputados se aprestaban a aprobar diversos proyectos destinados a ampliar derechos a las mujeres y combatir la violencia de género. Por ejemplo, el desarme de los efectivos de las fuerzas de seguridad imputados en causas de violencia de género y el cupo femenino del 30% en eventos musicales. También iba a tener media sanción la modificación de la ley de ciencia para incluir la perspectiva de género y generar acciones para alcanzar la presencia equilibrada de mujeres y hombres en todos los ámbitos científicos.

Agustín Rossi, mencionado como futuro ministro de Defensa, se llevó anoche la media sanción del proyecto que propone crear un Fondo Nacional de la Defensa para financiar el proceso de reequipamiento de las Fuerzas Armadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here