El uso de edulcorantes no calóricos para producir alimentos y bebidas, ha incrementado sin escalas en los últimos años. Su sabor dulce, sin el aporte del azúcar, genera una opción más saludable para las personas que deben cuidar su salud como diabéticos, quienes deben cuidar su peso por trastornos alimenticios y por supuesto, la población en general que desea ser más consciente qué ingiere y qué no.

Para ellos, los edulcorantes no calóricos son una solución confiable ya que, la variedad que se encuentra en el mercado, ha sido evaluada y aprobada por el Comité Mixto FAO (Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y agricultura) y OMS (Organización Mundial de la Salud).  Este comité científico internacional, responsable de analizar los diferentes aditivos alimentarios, también certifica la seguridad de cada producto para el consumo humano.

En este contexto, donde el consumo de este aditivo aumenta por su fácil adaptación a la dieta diaria, ha surgido la duda sobre el posible impacto que estos aditivos pudieran tener sobre el microbiota intestinal.

¿Qué es el microbiota intestinal?

Aunque pienses que no, has escuchado hablar sobre él. Más conocida como la flora intestinal, el microbiota es el conjunto de bacterias que viven dentro del intestino en una relación equilibrada.

Estas bacterias son muy beneficiosas para la salud ya que ayudan con el proceso de absorción de nutrientes. Asimismo, son necesarias para la síntesis de compuestos como la vitamina K e integrantes del complejo B. De todos estos procesos corporales, depende nuestra nutrición, el correcto crecimiento corporal y el desarrollo del sistema inmunológico.

Edulcorantes no calóricos y microbiota

Ahora bien, a raíz de la preocupación que surgió de manera espontánea en la sociedad sobre el consumo de edulcorantes no calóricos y sus efectos en la flora intestinal, un grupo de Científicos de la Universidad de Granada (España) confirmó que su consumo no genera ningún efecto adverso sobre dicha microbiota.

El doctor Ángel Gil Hernández, profesor de bioquímica y biología molecular de la Universidad -y también director del estudio- asegura que “Los edulcorantes son totalmente seguros y no afectan la microbiota intestinal cuando se consumen de acuerdo con los índices de ingesta establecidos. Las cantidades de edulcorantes que se ingieren actualmente en el mundo están muy por debajo de los límites recomendados y, por lo tanto, su consumo es totalmente seguro”.

En línea con el Dr. Gil Hernandez, autoridades como la Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), se encargan de establecer el índice de Ingesta Diaria Aceptable de dichos edulcorantes, a fin de que su consumo sea 100% seguro para la salud. Según estos expertos, “las personas que utilizan los edulcorantes no calóricos como sustitutos del azúcar, pueden sentirse tranquilas y usalos como herramienta adicional para cuidar su consumo calórico”.

 

 

Fuentes:

  1. Kristiana Lalou, Sweeteners do not negatively impact health when in line with ADIs, stresses researcher. Nutritioninsight, 25 febrero 2019. https://m.nutritioninsight.com/news/every-eu-approved-sweetener-is-safe-sweeteners-do-not-negatively-impact-health-when-in-line-with-adis-stresses-researcher.html
  1. Angel Gil Hernández, et.al. Effects of Sweeteners on the Gut Microbiota: A Review of Experimental Studies and Clinical Trials. Advances in Nutrition, Volume 10, Issue suppl. 1, enero 2019. https://academic.oup.com/advances/article/10/suppl_1/S31/5307224

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here