Departamento de Estado preocupado por estancamiento económico de Argentina

0

Buenos Aires (Por Juan Ignacio González Prieto).- La Casa Blanca ha demostrado su preocupación por la incertidumbre económica, las políticas intervencionistas, la alta inflación y el estancamiento de la actividad que vive Argentina, a través del informe anual del Departamento de Estado.

Según Nahuel Orellana, representante del Movimiento Socialista de los Trabajadores, a pesar de tener un enorme potencial, la pandemia llevó al Gobierno argentino a intensificar los controles de precios, de capital y el comercio exterior. No obstante, la inflación anual alcanza el 50,2%, la pobreza está en un 43 % y la indigencia en el 10% de la población.

Los reclamos ya se manifiestan en las organizaciones sociales y sindicales, así como lo expresó Orella, quien enfatiza en que se está solicitando un «aumento de emergencia porque somos realmente los esenciales y estamos atravesando esta pandemia en los barrios dándole de comer a los cientos y cientos de vecinos y trabajadores que se están quedando sin trabajo».

Estados Unidos es el principal inversor extranjero en el país con más de 10.700 millones de dólares de inversión en los últimos 3 años, con más de 300 empresas. Y son justamente los comerciantes los que más daños han sufrido.

Manuel Castro y Julio Di Julio son comerciantes, quienes recalcan: «Sube todo, menos la venta. Suben los costos, los precios, los salarios, mis gastos personales, los gastos del negocio».

«La gente no compra en efectivo, pide precios, averigua y se va, pide lo más económico, pide descuentos», agregan.

​Los trabajadores argentinos se encuentran entre los más capacitados de América Latina, pero los salarios están muy afectados, ha aumentado muchísimo el desempleo -más de 1 millón de trabajaos perdidos- y el dinero no alcanza.

«Nuestra moneda está totalmente desvalorizada y los sueldos no acompañan ese aumento de la inflación», «todos los gastos aumentaron y aumentan aún más todo aquello que está vinculado al valor dólar» o «en mi casa con mi esposo nosotros tenemos la suerte de tener una ayuda de nuestra hija, pero es duro, es duro, no sé…. a mí me entristece mucho y no le veo solución», son algunas de las quejas que se escuchan de la gente en las calles.

​Los economistas señalan que el país necesita urgente una reforma laboral y fiscal que modernice las leyes y permita inversiones seguras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here