María Grande- El domingo 16 de febrero a las 5.30 en la comisaría local se tomó conocimiento, a partir de un llamado telefónico, de la supuesta agresión de la que un joven de 26 años estaba siendo víctima en plena calle Yrigoyen, pasando Avenida Córdoba, a una cuadra de la Terminal.

Verónica Comas, informó que cuatro chicos estaban agrediendo a su novio, en momentos en que habían parado para auxiliar a un amigo de ellos que había tenido un desperfecto mecánico en ese lugar.

Horas más tarde los damnificados hicieron la denuncia formal en la comisaría. Desde la Policía informaron oportunamente a Paralelo 32 que los agresores, todos mayores de edad y oriundos de la ciudad, son conocidos por los denunciantes, ya que existiría un problema de vieja data.

Ante el enojo de la joven por la falta de medidas por parte de la Justicia, la semana pasada desde Comisaría María Grande indicaron a este semanario que “En nuestro caso cumplimos con nuestra tarea, yendo al lugar, tomando la denuncia después y enviando los informes pertinentes a la Fiscalía, que es ahora la que determina las medidas a seguir”, indicaron.

Nuevas amenazas

El conflicto, como informamos oportunamente, ya tendría antecedentes. La denunciante dijo que “Le quebraron el tabique, le dejaron marcas de la cadena en el cuello, moretones de las patadas en la cabeza y demás heridas. Aun así estando en el piso, seguían dándole patadas en la cabeza y el torso. Fue ahí, en medio de la desesperación, que atiné a llamar a la policía y recién dejaron de golpearlo y salieron corriendo. Se subieron a su auto y escaparon, dejando a mi novio inconsciente, ensangrentado en el piso», indicó.

Uno de los anteriores episodios relatados por los jóvenes se habría generado en un bar de Estación Sosa, el año pasado. Pero los primeros hechos vendrían ya desde hace por lo menos 5 años hasta ahora, más allá de las denuncias, la Justicia aún no intervino. Las víctimas reclaman no haber sido citadas por la Fiscalía y temen porque los atacantes vuelvan a abordarlos.

Más de dos semanas después del segundo ataque y luego de la denuncia realizada, la joven se expresó en las redes sociales para manifestar que “viven con miedo de sufrir un nuevo episodio de violencia”. Además, sostuvo que tras la denuncia, fueron amenazados por la patota que golpeó a su novio.

«Tenemos que andar con miedo o sin poder salir, cuando nosotros somos las víctimas», dijo Verónica.

Escrachados en las redes

Con la publicación en la red social, Verónica viralizó las fotos de los violentos y contó que hizo otra denuncia en la comisaría de María Grande, debido a las amenazas que sufren. «No alcancé a publicar que ya estoy recibiendo amenazas», dijo Verónica acerca de su publicación en Facebook y remató: «estamos rezando porque la justicia haga algo», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here