Hojas secas, campos secos, viento, y otros factores, hacen que ante la quema de pastizales haya un elevado riesgo y peligro de ocurrencia de incendios.

Recordemos que en muchas ocasiones, los incendios ocurridos como consecuencia de quemas incontroladas ocasionaron pérdidas importantes no sólo en plantaciones forestales sino que además ponen en riesgo la vida humana y contaminan los asentamientos poblacionales cercanos a los focos ígneos.

Las quemazones se realizan generalmente para renovar pastizales o quemar lo que molesta, las hojas que cambian los árboles en esta temporada, etc. Sin embargo, si no se realiza de manera controlada pueden destruir un ecosistema, incluyendo toda la biodiversidad existente, un patio, una vivienda, o cualquier lugar, si las cosas no se hacen con recaudos.

Muchos usan la quema como método de limpieza, pero es un peligro a que se descontrolen.

Al problema de daño al ecosistema se suma la generación de humo que contamina el aire y emite gases de invernadero. El material creado por la quemazón, la ceniza, produce un daño a la salud y en muchos casos hasta trajo problemas para transitar en  rutas y otros caminos.

La quema de pastizales es una práctica rápida y económica para limpiar los terrenos de malezas pero a la larga perjudica al terreno mismo, afectando la microfauna y la biodiversidad que pueda tener ese suelo.

Existen ciertos parámetros para realizar una quema controlada, que incluyen los vientos, el tipo de terreno, y las condiciones del tiempo.

Sin fuego no hay incendios

No enciendas fuego en el campo o bosques, ni para quemar rastrojos o pastos, ni para utilizar parrillas o fogatas. En la época de alto riesgo de incendios, cualquier chispa o llama, por pequeña que sea, puede dar lugar a un desastre.

No arrojes al suelo fósforos, colillas, cigarrillos u objetos en combustión, ni tampoco papeles, plásticos, vidrios o cualquier tipo de residuo o material combustible susceptible de originar un incendio. Lo mejor: es no fumar en el campo.

Si ves un incendio llama urgente a algún teléfono de emergencia, Bomberos, Policía, 911. Es recomendable, además, conocer los servicios de emergencia locales y como contactar con ellos.

Más sobre la quema de hojas

Es una práctica habitual entre los jardineros y las amas de casa de juntar las hojas secas y prenderles fuego. La quema de materia orgánica produce dioxinas y furanos; practica que esta absolutamente prohibida por el Convenio de Estocolmo, un tratado internacional al que adhirió la Argentina en 2004 por el que se compromete a reducir la emisión, eliminar la producción y prohibir el uso de una serie de sustancias a las que denomina contaminantes orgánicos persistentes (COP).

Además hay que tener en cuenta que las hojas secas crean una protección natural del césped, ante las heladas, reduciendo el traspaso de las bajas temperaturas al suelo y además conservan su humedad. Podemos contribuir al medio ambiente agregándolas al compost o secas y estrujadas pueden ser un liviano y útil manto.

Es responsabilidad de todos terminar definitivamente con la quema de hojas secas y de cualquier otro resto de materia orgánica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here