Crespo/Córdoba- El jueves 5 de marzo comenzó el juicio por el asesinato de Martín Neyra, transportista de nuestra ciudad que fue asaltado y baleado por delincuentes el 29 de marzo de 2018 en Córdoba. En ese momento Neyra transportaba una carga de huevos, a bordo de un camión con acoplado, y al salir por circunvalación de la capital cordobesa con destino a las localidades de Malagueño y Carlos Paz, fue sorprendido por delincuentes que le llevaron parte del dinero que portaba –algo más de cien mil pesos– y el celular, disparándole a quemarropa antes de retirarse.

La Cámara 11 del Crimen comenzó el juicio con jurados populares sobre Agustín Emanuel López, alias «Pali», acusado por el crimen del transportista. El otro implicado, Joaquín Santiago Pacheco, alias “Chinchón”, permanece prófugo.

No está claro aún si en el asalto el camionero se detuvo por algún problema propio del camión o de él, o lo persiguieron y a punta de pistola lo hicieron detener su marcha.

Sin embargo, el fiscal de Cámara Dr. Diego Albornoz explicó a Paralelo 32 que a Neyra «le robaron más de cien mil pesos, el celular y le dispararon cinco veces con una 9 milímetros.

Tres impactan en su cuerpo y a las pocas horas ocasionó su muerte», detalló. En el lugar del hecho, afuera del camión, del lado derecho del acompañante, se hallaron 5 vainas servidas pero tres impactaron.

Tras el asalto Martín ingresó al quirófano del Hospital La Misericordia, de Córdoba, en emergencia pero con la lucidez para darle al policía de guardia dos números telefónicos pidiéndole que avisara sobre su situación a su familia, en Crespo.

La acusación y eventual condena sería por «homicidio calificado por el uso de arma de fuego». En el caso de que la sentencia recaiga en los acusados puede corresponderles una pena que va de 13 años y 4 meses hasta los 33 años de prisión.

En declaraciones a Paralelo 32, el fiscal Albornoz (entrerriano de Rosario del Tala), precisó que la audiencia inició el jueves y aclaró que los presuntos involucrados no están en carácter de penados, sino de supuestos autores. Se trata de un caso complejo, por la falta de testigos oculares y porque no hay secuestro de armas. “Si bien tenemos el señalamiento de una testigo que dice que inmediatamente después de haber escuchado los disparos ve pasar al tal ‘Pali’ conduciendo la moto y atrás de él otra persona con casco puesto, que no pudo reconocer. Es algo que observó a 350 metros del lugar del hecho”.

En cuanto a los hechos, el fiscal señala una primera etapa de descubrimiento del camión y de Neyra al costado del mismo y luego la investigación que realiza la Brigada de Robos y Hurtos. “En la zona comienzan a circular dos sobrenombres, que son los que están en este momento a juicio y con este rumor extendido, se los empieza a buscar. No se los encuentra en la zona, se consiguen los números telefónicos de ellos y de los familiares y se los interviene. Ahí se ubica primero a López y se le hace un allanamiento y se le secuestra dólares y pesos argentinos”.

El entrevistado detalla que “la investigación sigue y días después en base a las intervenciones telefónicas se ubica en un campo, al tal Joaquín Santiago Pacheco”.

El jueves se tomaron cinco testimonios fundamentales de los policías intervinientes inmediatamente de sucedido el hecho. A falta de testigos oculares, en aquella oportunidad, los policías no pudieron recoger pruebas independientes. La segunda ronda de audiencias, con otros cinco testigos, se hizo ayer, viernes, y el proceso continúa la semana próxima.

El fiscal explicó que serán los Jurados Populares, quienes decidan la culpabilidad o inocencia de los acusados, en tanto los jueces técnicos tendrán a su cargo la calificación jurídica del hecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here