La cantidad de enfermos por covid-19 se mantiene cercano al centenar

0

Nogoyá.- El jueves de la semana pasada, por la noche, una imagen de la fachada del Hospital San Blas generó malestar y preocupación en la sociedad, ya que el Área de Epidemiología resolvió realizar los hisopados a la intemperie ante el creciente número de personas con patologías relacionadas al Covid-19.

En relación a un nuevo embate de la segunda ola que afecta a gran parte del país, la ciudad de Nogoyá cuenta con 93 casos activos de coronavirus al día de hoy, y en la última semana se sumaron tres fallecimientos asociados a la enfermedad.

En relación a ello, el director del Hospital San Blas, Javier Ascúa confirmó en FM del Éxodo que tienen 10 pacientes internados con Covid 19, “el jueves por la noche derivamos un paciente al Hospital San Martín e ingresó en terapia intensiva. Todos están con oxigeno permanente y se hisopó una cifra record de pacientes que alcanzaron los 52” señaló.

Si bien la modalidad del operativo desplegado sembró muchas críticas, Ascúa defendió el despliegue realizado detallando los motivos que llevó a tomar esa decisión.

“Cabe aclarar que el operativo de hisopado mas allá de que se da un turno para la realización, es algo mucho más dinámico que la campaña de vacunación. En el transcurso del mediodía de jueves la cantidad de personas a hisopar aumentaron en un número de 20, a medida que los médicos fueron atendiendo pacientes fueron determinando los análisis PCR” aclaró.

Esto va cambiando sobre la marcha y no para mejor, el director del San Blas reconoció estar trabajando “casi a demanda, esto no es como un consultorio que damos turnos para 72 horas, si se nos presentan quince personas con síntomas se las van a hisopar, tenemos organizado y previsto cierta cantidad por día pero en las últimas horas eso se superó”.

El profesional resaltó el trabajo de enfermería, epidemiología y del personal policial. “Pusimos 30 sillas en el exterior, con el distanciamiento debido, muchas de ellas estuvieron a resguardo en el estacionamiento de ambulancias, en cuestión de una hora ya no había más gente y prácticamente el 60% fue hisopado en sus vehículos, no a la intemperie” aseguró y agregó: “cuando uno ve la foto y ve los detalles se va a encontrar con sillas vacías, hay que tener una mirada más empática, más de lo que hacemos es imposible. Algunos dicen tan ligeramente que no se previó esta situación, pero en mi caso siempre he advertido que esta segunda ola iba a ser peor que la primera. Nos aconsejan hisopar en el polideportivo, cuando ni siquiera se dan cuenta de que en ese mismo lugar estamos llevando adelante la vacunación de adultos mayores, es decir que estaríamos contaminando el lugar si hiciéramos eso. Imaginemos 50 personas juntas en un lugar cerrado, con síntomas, dispuestas a realizarse el test, y en ese mismo lugar a menos de 12 horas de diferencia se convoca a los adultos de 60 años para la vacunación”, detalló Ascúa.

A diferencia de otros casos, la foto que grafica la presente fue tomada por el mismo personal del Hospital San Blas, “decidimos publicarla, para exponer el trabajo y el nivel de contagios, porque nos tiene que movilizar que si el jueves hisopamos a 52, en próximos días vamos a hisopar a muchos más, esto no es lo máximo, no sabemos si va a ser el final, la tasa de positividad es más del 70%, se han incrementado los indicadores notablemente si miramos un mes atrás”, advirtieron.

El funcionario del nosocomio local adelantó que profesionales de la ciudad están realizando un informe sobre el impacto y consecuencias de la primera ola en la ciudad y en base a ello, pudo advertir que el año pasado, la primera ola afectó a los adultos mayores y ahora vemos que esa población no está siendo afectada, “podemos adjudicar este comportamiento a la campaña de vacunación, pero lo que nos llama la atención es que el año pasado las personas de entre 20 y 40 años no se enfermaban pero en este rebrote sí, eso nos alarma y nos interpela.

Considero que los adultos mayores son respetuosos de las medidas, no así las personas de la generación de los adultos jóvenes. Debemos llamar a reflexionar sobre este punto, no tenemos en cuenta la cantidad de problemas que hay que solucionar desde el hospital y que la gente no toma dimensión”, lamentó.

Sobre el stock de insumos para pacientes Covid y sobre todo en el almacenamiento de oxígeno, Ascúa reconoció que “en la provincia ya hay problemas con la demanda de oxigeno, el proveedor de la costa del Paraná está cubriendo nuestras expectativas, pero es bueno citar que desde la Costa del Uruguay están consultándonos por oxigeno a nosotros, entonces la gente tiene que entender que si no nos cuidamos, la demanda aumentará y en algún momento va a empezar a escasear. También quiero aclarar que más de uno aconseja que compremos en Rosario, pero los proveedores de esa ciudad están coordinados con los de Entre Ríos y cada proveedor tiene su zona porque esta situación de desborde se está dando en casi todo el país. Ni siquiera podemos comprar un manómetro en Rosario” lamentó.

Más allá de eso valoró el trabajo del médico que está recolectando las muestras “está mostrando un buen nivel de tiempo en el procedimiento, este profesional está tardando alrededor de un minuto en realizar un hisopado y tampoco nos han rechazado una muestra de él, es decir que es de destacar la rapidez y efectividad del procedimiento. También aclarar que es el único profesional que hoy lo está llevando adelante, el mismo ha manifestado que no tiene problema en hisopar a 100 personas, pero está pidiendo empatía y conciencia a la comunidad”.

“En el caso de que esto aumente, ya estamos manteniendo comunicaciones con diferentes actores y dirigentes. Daniel Koch gestionó la llegada de una carpa de 64 metros cuadrados que se instaló en el ingreso del hospital, sin dudas será una solución para esta situación que atravesamos. Aceptamos las críticas pero cuando nos aportan ideas viables, pero no podemos aceptar aquellas personas que critican solo por criticar. Veo actitudes de personas que pareciera que aquí en Nogoyá no pasa nada, o tenemos comunicadores que hablan como si no tuviéramos casos. Esto es una guerra, con la diferencia que la estamos peleando como podemos y no como queremos, me molesta el dedo inquisidor de algunos cuando en realidad nunca mostraron empatía hacia esta pandemia, ni con la vacunación, ni con el aislamiento. Fueron los mismos que mostraron miles de fotos de reuniones sociales, de jornadas de pesca y ahora vienen a juzgar el lugar donde hisopamos, entonces si tenés un medio, si alguien va a hablar del tema tiene que antes dar el ejemplo” sentenció.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here