Victoria.- Hay un gran déficit en los protocolos destinados a combatir la pandemia de coronavirus, porque ningún comité de crisis ha tenido en cuenta las cuestiones emocionales, sostuvo la Psicóloga Stella Cístola.

Se informa todo lo relacionado a la salud, desde el punto de vista médico y se descuida lo relacionado a los factores psicosociales. A criterio de la profesional, son los que pueden garantizar o no el éxito del programa.

El mensaje establece las medidas prohibitivas, pero si no se tiene en cuenta cómo eso llega a la gente, nadie puede dimensionar si el programa en vigencia tendrá resultados.

“No he visto en ningún Comité de Crisis la presencia psicólogos especialistas trabajando en cuestiones psicosociales. Por lo cual la población solamente recibe una sobre información”, dice Cístola, y agrega que, como toda cuestión que tenga que ver con lo comunicacional, con tantos datos, en las personas producen dos efectos; parálisis por un lado o huida por otro.

“La persona hace en forma permanente zaping porque no quiere escuchar más de lo mismo, una información que por momentos es agresiva, o por otra parte un individuo queda paralizado, lleno de temor, con una ansiedad en aumento y stress”. Esto puede desembocar en patología más severas, como lo serían los ataques de pánico.

También la profesional –en diálogo con Paralelo 32– sugirió que la gente se informe una vez al día y atienda lo que son comunicados oficiales; no es aconsejable quedarse “pegado” a un programa de televisión que durante 3 o 4 horas en los que hacen referencia al coronovirus. “En principio es la noticia del día, después cada uno de los integrantes del panel van agregando comentarios y lo único que generan es más incertidumbre”. A cambio de eso, en un aislamiento social o en cuarentena hay muchas cosas que se pueden hacer, hasta los jugadores de fútbol hacen gimnasia y estrenan en sus casas.

“Se debe entender que no son medidas restrictivas que se toman como un camino hacia la muerte, sino por el contrario, plantearlo con un perfil positivo, porque se trata de un camino hacia la vida, si nos aislamos estamos cuidando nuestra vida, nuestros afectos y a la gente que amamos”.

Asimismo, considera darle un espacio especialmente para la atención de los chicos, que no estén todo el tiempo frente a una pantalla. Consideró que desde el municipio o la provincia se pueden generar programas para aprovechar la creatividad de los mismos. Pueden hacer videos con los celulares o envíen mensajes y los suben a las redes referidos a la forma de cuidarse, el aseo, cómo se deben lavar las manos, comentar un libro o tantas cosas que se pueden lograr. “Es infinita la posibilidad de positivizar el mensaje”.

No puede quedar dentro de la información solamente el tema médico, que lógicamente se reduce a dos variables, la salud y la enfermedad. “Es decir la vida y la muerte”. Agregó que existe una amplia gama de aspectos que tienen que ver con cuestiones psicosociales, que no se han tenido en cuenta.

Por otra parte Cístola, que es especialista en Psicología de la Emergencia, comentó que esta formación les permite actuar cuando las cosas se salen de su carril, cuando la normalidad se quiebra y aparece la emergencia. “Se debe asumir que nosotros estamos actualmente en un estado de emergencia”.

Explicó también que una familia que está en cuarentena, en su casa, recibiendo un bombardeo informativo durante todo el día, muchas veces sobredimensionada, quebranta el desarrollo psicoafectivo normal. “Estas personas tendrían que estar contenidas con directivas a través de un Comité de Crisis, formulada por especialistas que puedan sumar una interdisciplina más, y no quedar sin atender las cuestiones emocionales”.

A modo de experiencia subió a su Facebook un ofrecimiento a la población, para los que se sintieran desbordados por estos temas, que sientan temores, para poder charlarlos, porque considera que es un aspecto que falta. A través de este medio informático o tomando contacto recibió muchas consultas. “La gente se encuentra desguarecida”. Se parte de la base que el ser humano es integral y su salud se define por lo que pasa a nivel físico pero también por cómo están sus defensas a nivel emocional”. Si estas últimas están diezmadas por todo lo explicado, hay una población en riesgo que no está siendo considerada.

Para la profesional no todo se debe encerrar dentro de esa burbuja que contiene sobre información y aislamiento social, consideró que hay hechos positivos de gente que se comunica a través de la música.

Además todo se globaliza y recibe el mismo mensaje un chico de 10 años y uno de 65, pero además, a este último se le dice que está en riesgo, siendo un sector poblacional que tiene que tener un tratamiento diferencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here