Las protestas en Estados Unidos continuaron el martes por la noche en ciudades de todo el país, en expresión de rechazo y frustración por la muerte bajo custodia policial del afroestadounidense George Floyd.

Los manifestantes desafiaron las órdenes de toque de queda nocturno en algunas áreas, entre ellas la ciudad de Nueva York, donde cientos de personas permanecieron en el puente de Brooklyn hasta altas horas de la noche después de marchar desde el lado de Brooklyn para encontrar su camino hacia Manhattan bloqueado por la policía.

En Atlanta, la policía disparó gases lacrimógenos para dividir a una multitud de cientos de personas que permanecieron después del inicio de toque de queda impuesto a partir de las 9:00 de la noche. Se confirmaron arrestos en ambas ciudades.

La noche del lunes se habían reportado también incidentes de violencia, saqueos y arrestos.

La agencia Associated Press informó que la policía ha arrestado al menos a 9.300 personas en todo el país durante la pasada semana.

Washington

Cientos de personas permanecieron después del toque de queda en el parque Lafayette Square de Washington, frente a la Casa Blanca. La escena fue mucho más tranquila que el día anterior, cuando los agentes empujaron a manifestantes pacíficos para despejar el camino al presidente Donald Trump, quien apareció en la iglesia de San Juan.

Los manifestantes se reunieron en el parque el martes y corearon consignas como “Las vidas de los negros importan», «No disparen» y «Ya es suficiente».

Una valla alta de metal negro fue instalada para reforzar la seguridad en el área. A pocos kilómetros de distancia, las tropas de la Guardia Nacional se desplegaron en los escalones del Monumento a Lincoln, un sitio turístico popular donde en 1963 el icono de los derechos civiles Martin Luther King Jr. pronunció su famoso discurso «Tengo un sueño».

Los Ángeles

Miles de manifestantes también salieron el martes por la noche en Los Ángeles, donde el alcalde Eric Garcetti se arrodilló junto con los agentes de policía, en lo que se ha convertido en una muestra de solidaridad con los manifestantes. Miles se reunieron más tarde en la residencia oficial de Garcetti para pedir recortes masivos a los presupuestos policiales y el despido del jefe de policía de la ciudad.

Otras protestas tuvieron lugar en Miami, Houston, Orlando, Nueva Orleans y Seattle, así como en Portland, Oregon y Madison, Wisconsin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here