Con la crisis y la alta inflación proliferan las bebidas lácteas, que se ofrecen a un precio más barato

0

Economía (Tiempo Argentino).- Ocupan un lugar cada vez más importante en las góndolas de lácteos. En los grandes supermercados los colocan entre los yogures y las leches. Pero no son ninguna de las dos cosas. Los publicitan como revoluciones alimentarias y su presencia se gestó de forma silenciosa. Y con la crisis de los últimos años y la alta inflación, su presencia va en ascenso. Las llaman Bebidas Lácteas, se las puede ver con el rótulo de «Bebibles» ofreciendo distintos sabores, y son, mas bien, un producto de muy baja calidad nutricional, amparado en un mercado concentrado donde los grandes jugadores imponen las reglas. Nadie o casi nadie las elige por voluntad. La primera razón de su venta es su bajo precio. La segunda, la confusión de las y los consumidores. Creen estar comprando un yogur. Pero están lejos de serlo.

Las Bebidas Lácteas se venden en sachets y tetrabricks de un litro y de 250 cc. Con una calculada semejanza, se las encuentra con sabor a vainilla, frutilla, banana y multivitaminas. En letras grandes dicen «Bebible», algunos se atreven a incluir la leyenda «nutrición reforzada», y su estética y sus colores son muy similares a los yogures. Pero ¿qué son?

Empoblecidos y con suero

Para saber de qué se trata este misterioso producto hay que retrotraerse a noviembre de 2018, cuando, sin bombos ni platillos, se publicó en el Boletín Oficial una Resolución Conjunta entre la Secretaría de Gestión y Regulación Alimentaria y la Secretaría de Alimentos y Bioeconomia.

Uno de los impulsores fue Andrés Murchison, secretario de Alimentos y Bioeconomía del Gabinete de Luis Etchevehere, ministro de Agroindustria de la Nación bajo la gestión del Mauricio Macri. Murchison es un productor ganadero del sur cordobés.

La Resolución Conjunta 9/18 modificó el artículo 578 del Código Alimentario Argentino, según reconoce el texto oficial, a sugerencia del Centro de la Industria Lechera. Es decir, la cámara de empresarios del sector. El cambio consistió en agregar este texto: «Se entiende por Bebidas Lácteas los productos obtenidos a partir de la leche y/o leche reconstituidas y/o leches fermentadas y/u otros derivados de origen lácteo, con o sin el agregado de otras sustancias alimenticias y en los que el contenido de ingredientes de origen lácteo es como mínimo del 51% (m/m) de la totalidad de los ingredientes del producto listo para consumo”.

Esa misma resolución explica, en su punto 3.2, que “se entiende como ingredientes de origen lácteo: leche y/o leche reconstituida (estandarizadas o no en su contenido de materia grasa) y/o sueros y/o cultivos de bacterias específicas y/o bífidobacterias, leches fermentadas, leche concentrada, crema, manteca, grasa anhidra de leche o butteroil, leche en polvo, dulce de leche, caseinatos alimenticios, proteínas lácteas –concentradas o no–”. Para ser considerada Bebida Láctea debe, entonces, estar constituida en un 51% por alguna de estas cosas.

El texto de la resolución argumenta que la modificación al Código Alimentario se sustenta en que «la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destacó la importancia de los sueros como una de las fuentes de proteínas de origen animal que no están plenamente integradas a las cadenas de producción de alimentos para la población humana”. Para resolver esa integración del suero, a la industria y a los funcionarios de aquel entonces se les ocurrió incorporarle saborizante y colorante, empaquetarlo como si fuera yogur o leche, ponerle un nombre ambiguo e introducirlo en las heladera de los lácteos.

El modo de presentación es clave. En los envases de los Bebibles se promociona en letras grandes la presencia de vitaminas. Mucho más pequeño, un letrero aclara: “No es sustituto de la leche”. En el caso del yogur, al observar abajo a la izquierda del sachet, se lee en letras que en realidad es “bebida láctea fermentada endulzada descremada”. Nunca aparece la palabra “yogur”.

“Las marcas aprovechan la segmentación destinada a los sectores mas empobrecidos para vender los subproductos como el suero que antes se tiraba o se usaba para el consumo de animales, reconvertidos ahora para consumo humano”, alerta Soledad Barruti, autora de los libros Malcomidos y Mala Leche, que investigó durante años la industria láctea. La especialista enfatiza en el empeoramiento evidente que conlleva el producto: “es un deterioro real y un insulto a las familias que hacen con su dinero lo que pueden”.

“El lácteo es un mercado recontra oligopólico en el que muy pocas empresas terminan controlando los precios y definiendo qué nos llevamos a las bocas –remarca Andrea Graciano, nutricionista e integrante de la Cátedra de Soberanía Alimentaria de la Facultad de Medicina de la UBA–. En los derivados de la leche hay un montón de ultraprocesados (que tienen exceso de nutrientes críticos como azúcar, sodio y grasas) y que se aprovechan de las representaciones sociales de la leche como un alimento sano y nutritivo para promover las ventas”.

La industria alimenticia (se vio con el debate de la ley de Etiquetado Frontal) es una de las de mayor lobby. En muchos casos salen productos con supuestos beneficios defendidos a través de estudios de centros de investigaciones relacionados a esas mismas empresas. Así lo explica la especialista en nutrición: “las recomendaciones que se hacen para cubrir calcio se basan en investigaciones financiadas por la misma industria láctea, investigaciones con conflicto de intereses, recomendaciones de nutrientes que no se actualizaron”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here