En primer lugar, es fundamental beber 2 litros de agua (equivalente a 8 vasos) todos los días. “No hay que esperar a sentir sed. Es importante beber agua durante todo el día. Si sentimos sed ya comenzó la deshidratación, continúa la sed intensa y sequedad en la boca, temperatura corporal mayor a 39º, sudoración excesiva, agotamiento o debilidad, dolores de cabeza y/o mareos o desmayos”, explica la Dra. Norma Guezikaraian, directora de la carrera de Nutrición de Fundación Barceló.

Otro de los tips para mantenerse hidratado durante los típicos festejos de diciembre consiste en dejar de lado los platos con alto contenido graso e incorporar frutas y verduras, ricas en agua, minerales y también vitaminas, a la mesa navideña y de fin de año. Se recomienda frutas como el melón y el pomelo que son 90% agua. Las naranjas y manzanas también son otras dos opciones para un menú liviano. Además, se recomiendan verduras como lechuga, pepino y calabaza.

Diciembre es sinónimo de cierres de fin de año, juntadas con amigos y festejos con la familia y las bebidas alcohólicas suelen ser factor común en estos encuentros. Sin embargo la Dra .Guezikaraian, advierte que el consumo no medido de esta bebida puede tornarse peligroso en los meses de mucho calor. “La ingesta de alcohol puede causar deshidratación más fácilmente, ya que es un diurético; es decir que libera al cuerpo más líquido del que absorbe. Además, en días muy calurosos, beber unas copas de más aumenta la temperatura corporal y como consecuencia se transpira y orina más de lo normal”. Lo ideal es beber con moderación y no dejar de ingerir agua en todo momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here