El cura Marcelino Ricardo Moya se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 20 de marzo. El Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, que integran los jueces María Evangelina Bruzzo, Fabián López Moras y Melisa Ríos, lo juzgará por abuso de menores durante los días 20, 21 y 22 de marzo, en audiencias orales, pero no públicas.

Del juicio tomarán parte por el Ministerio Público Fiscal, Nadia Benedetti, de la Unidad Fiscal de Villaguay; los abogados Florencio Montiel y Juan Pablo Cosso, por la querella; y el defensor del sacerdote José Ostolaza.

El cura Marcelino Moya irá a juicio oral por abusos

El proceso penal caratulado “Marcelino Moya s/Promoción de la Corrupción agravada” se inició en junio de 2015 a partir de una investigación periodística de la Revista Análisis que denunció los hechos aberrantes ocurridos hace más de 25 años en la parroquia Santa Rosa de Lima. Dos ex monaguillos denunciaron a Marcelino Moya como el responsable de haberlos abusado cuando eran menores de edad, después de haberlos convencido de que podían compartir actividades en su habitación. Los querellantes confían en que “Moya va a ser condenado”.

Causa Moya: Los defensores insisten que las dos denuncias por delitos sexuales prescribieron por el paso del tiempo

La denuncia

Marcelino Ricardo Moya fue denunciado en junio de 2015 por dos jóvenes que, en su niñez y adolescencia (años 1995/1996), formaron parte de un grupo que asistía regularmente a la parroquia Santa Rosa de Lima y que eran alumnos del Colegio La Inmaculada, de Villaguay.

Moya llegó a Villaguay como vicario parroquial y docente del Colegio La Inmaculada y ahí, en esos lugares, y quizá en otros tantos más, abusó de menores. Eso dice la denuncia que presentó el médico Pablo Huck el 29 de junio de 2015 en los Tribunales.

Dos años después de aquella denuncia, el 29 de junio de 2017, el juez de Garantías de Villaguay, Carlos Ramón Zaburlín, rechazó el planteo de los defensores del cura, que reclamaron la prescripción de la causa por abusos a menores, e hizo lugar al pedido que formularon en forma conjunto la fiscal Nadia Benedetti y los querellantes Florencio Montiel y Juan Pablo Cosso, y elevó el expediente a juicio oral.

La resolución de Zaburlín fue recurrida por la defensa, pero el 31 de julio de 2017, el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Concepción del Uruguay rechazó el planteo de prescripción formulado por los abogados defensores y confirmó la elevación a juicio.

La causa nuevamente fue recurrida y llegó a la Cámara de Casación Penal de Paraná el 14 de agosto de 2017. El jueves 11 de octubre último, ese tribunal, en voto dividido, rechazó la vía de la prescripción.

El tercer rechazo que acumula el cura Moya en la justicia, extrañamente, el defensor de Moya, cumplido el plazo de ley, decidió no apelar ante la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ), ante el convencimiento de que en la etapa de juicio oral, en Concepción del Uruguay, sobrevendrá la decisión de la Suprema Corte de Justicia (CSJ) de la Nación, que tiene pendiente expedirse sobre la prescripción en la causa de los abusos del cura Justo José Ilarraz. Ostolaza piensa en un efecto cascada que convertiría en nulas las condenas no sólo a Ilarraz sino también al cura Juan Diego Escobar Gaviria, y dejaría a salvo del peso de la ley a Moya.

Mientras ello no ocurra, el cura Moya deberá sentarse en el banquillo de los acusados y responder ante un tribunal por la denuncias penales que pesan sobre él.

 

(Fuente: Análisis digital)

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here