Por tercera vez, Cesar Sebastián López enfrenta un juzgado para ser condenado por el mismo tipo de delito: el narcotráfico. Ya había cumplido una condena de cinco años de prisión, pero cuando regresó a Nogoyá comenzó nuevamente a armar una red de venta de estupefacientes la que fue desbaratada tras un año de funcionamiento.

En mayo de 2018 se llevaron adelante 15 allanamientos y detuvieron a las nueve personas que, desde el miércoles 19 de febrero, están siendo juzgadas.

Según menciona Diario Uno, el juicio se desarrolla ante el Tribunal Oral Federal de Paraná, integrado por Noemí Berros, Lilia Carnero y Roberto López Arango. La acusación está a cargo del fiscal general José Ignacio Candioti y del fiscal adjunto Leandro Ardoy.

La investigación que se denominó La Chacra, comenzó con un estado de sospecha, y advirtió de entrada la actividad ilícita por parte de López y de Mariano Giménez. Se hicieron vigilancias, observaciones e intervenciones telefónicas, en las cuales se constataron numerosas conversaciones entre los integrantes de la banda, quienes hablaban sin encriptación alguna.

Según la imputación fiscal, López aparece como un claro organizador, inserto en la cadena de tráfico, coordinando todas las fases: se abastecía de la droga en Paraná, y asignaba tareas a colaboradores, transportistas, almacenadores y vendedores.

Desarrollaba tareas de organización y dirección, dando toda clase de órdenes, y se comunicaba con su pareja, Beatriz, quien se encontraba detenida en la Unidad Penal 6.

Mariano G., albañil, de 31 años era su principal socio y a su vez contaba con la colaboración de José Luis G. En su casa encontraron 35.000 pesos y en su vehículo había 40 gramos de cocaína.

Mariano A. de 46 años, tenía un rol estratégico. Era un comerciante que tenía dos locales de venta de celulares, uno en Nogoyá y otro en Villaguay. Le imputan el rol de guardador del dinero producto de la venta de drogas, así como la provisión de los chips de celulares para evadir las intervenciones telefónicas. En este sentido, se destacó que a lo largo de la investigación, utilizaron 20 líneas diferentes.

Continuando con la organización, Pablo S. de 43 años era el encargado de resguardar estupefacientes, a quien le encontraron 1,2 kilos de cocaína en su domicilio. Por su parte, Marcos G. de 32 años, habría oficiado de fraccionador y vendedor.

López, contó en su accionar con al menos tres proveedores que también están siendo procesados.

Los abogados que actúan en el debate son la defensora pública oficial Noelia Quiroga, Augusto Laferriere, Iván Vernengo, Damián Petenatti, Corina Beisel, Claudio Berón, Esteban Darío Cejas, Boris Cohen y Pablo Minetti.

En la primera jornada del juicio, se dio lectura a la requisitoria fiscal de elevación de la causa a juicio, y luego el Tribunal identificó a los nueve acusados. Ninguno declaró en el inicio del debate, todos dijeron que “por el momento” no iban a ampliar sus indagatorias. La segunda jornada será el próximo jueves 27 de febrero, con las declaraciones de dos testigos, específicamente dos policías que han participado de la investigación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here