Crespo (Paralelo 32)- Si hay una palabra que todos entendemos es esta: goteras. No la usamos del mismo modo ni nos sucede de igual forma, pero todos sabemos qué cosa es una gotera.

Una gotera es una filtración, un olvido, un descuido, algo que atormenta y que de a poco humedece, desacomoda lo simple de una habitación, oficina, o salón. La comunidad educativa de la Escuela Secundaria Nº 74 “Profesor Walter Heinze”, un edificio nuevo que se terminó de construir en 2015, ve con gran preocupación las filtraciones que se generan en el techo a raíz de fisuras en la losa. En este tipo de edificios se producen habitualmente a causa de un descuido en un sellado, o cuando la obra va a destiempo y los procesos no son llevados a cabo en el término estipulado.

Esta situación, cuyo reclamo se hizo oportunamente ante la Dirección de Arquitectura de la Provincia, afecta a un sector de las oficinas. Pasada una semana de la última lluvia, todavía seguía goteando el techo; lo que hace pensar que cuando llueve todos miran al techo como en situación de pánico, y aparece un trapo de piso, unos baldes y nuevamente el recordatorio del abandono y la esperanza de que en algún momento un peón albañil se suba al techo para tapar la gotera.

Mientras tanto desde la departamental de Arquitectura evalúan que la gran sequía del verano 2017/18, deterioró la losa, según se les dijera a los directivos de la institución educativa del Barrio San Cayetano hace algo más de dos meses, cuando se supervisó el estado del edificio por esta problemática. La solución, aparentemente podría llegar en vacaciones de invierno, pero mientras tanto preocupa que transcurra el tiempo y se dilaten los trabajos de refacción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here