Boinas azules, marrones o verdes… Son cinco oficiales superiores del ejército de Malí, sentados frente a la cámara. Otros están de pie en la habitación. Casi todos ellos son oficiales superiores.

«Nosotros, las fuerzas patrióticas agrupadas en el Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), hemos decidido asumir nuestras responsabilidades ante el pueblo y ante la historia», dijo el portavoz militar, el coronel mayor Ismaël Wagué, subjefe de estado mayor de la Fuerza Aérea, en la televisión pública ORTM.

Los militares, que tomaron el poder en Malí y presionaron al Presidente Ibrahim Boubacar Keïta para que dimitiera, dicen que quieren poner en marcha una «transición política civil» que conduzca a la celebración de elecciones generales en un «plazo razonable». Se garantizará la continuidad de los servicios públicos, aseguraron.

¿Quiénes son los amotinados?

Además del Coronel Mayor Ismaël Wagué, Jefe Adjunto del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, hay otro oficial superior entre ellos: el Coronel Malick Diaw, jefe de la 3ª división militar de Kati. Es uno de los cerebros detrás del golpe de Estado. Conoce perfectamente el campamento militar desde el que se iniciaron las operaciones.

También puede reconocerse a otros oficiales: Sadio Camara, por ejemplo. Es un coronel del ejército que acaba de regresar de Rusia, donde estaba en entrenamiento. Jugó un papel clave. Y en el núcleo de los golpistas, también hay otros oficiales superiores de la gendarmería, la policía y la fuerza aérea. Así que esto es un golpe de Estado de oficiales superiores, como lo describe nuestro corresponsal en Bamako, Serge Daniel.

Según el investigador independiente Marc-André Boisvert, entrevistado en RFI, estos soldados tienen más experiencia que los que llevaron a cabo el golpe de 2012: «En comparación con 2012, estos son oficiales de gran trayectoria y experiencia. Esto ya puede verse en la forma en que formularon su intervención. Saben cómo tratar de tranquilizar a la comunidad internacional y restablecer el diálogo. En 2012, hasta el último minuto, no sabíamos con quién estábamos tratando. Y los golpistas de esa época tenían mucha menos experiencia en comunicación. Durante casi una semana, no sabíamos qué rumbo tomaba la situación”, recalca.

Respeto de los acuerdos internacionales

En esta declaración, Ismaël Wagué también asegura que todos los acuerdos internacionales serán respetados. Finalmente, especifica que fuerzas como la fuerza de las Naciones Unidas Minusma, Barkhane, el G5 del Sahel y la fuerza de Takuba «siguen siendo socios para el restablecimiento de la estabilidad». «Se respetarán todos los acuerdos anteriores, incluido el proceso de Argel firmado en 2015.

Ibrahim Maïga, investigador del Instituto de Seguridad de Bamako, subraya entrevistado por RFI la importancia de poder realizar rápidamente esta transición para evitar cualquier riesgo de inestabilidad: «Este es un momento que puede ser utilizado por los grupos extremistas violentos y terroristas para propagar la inseguridad dentro del país. Pero más allá de la cuestión de los grupos armados que intentarán aprovechar este vacío institucional, también se plantea la cuestión de los ex grupos rebeldes. Y aunque el Comité Nacional para la Salvación del Pueblo tiende la mano a sus grupos en la aplicación continua del acuerdo de paz, uno puede todavía preguntarse sobre la reacción de estos antiguos grupos rebeldes”, señala.

Por su parte, interrogado por RFI, Jean-Pierre Lacroix, Subsecretario de Operaciones de Paz de las Naciones Unidas, sigue siendo escéptico sobre el discurso de esta mañana de los militares: «No podemos estar satisfechos con la forma en que las instituciones democráticas y constitucionales han sido interrumpidas por la fuerza. Los países de la región lo han dejado muy claro. Observo que la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental) ha anunciado una serie de medidas, así como una delegación de alto nivel que se espera visite Bamako en breve. Y apoyaremos esas iniciativas’, indica.

Está de acuerdo con el investigador Ibrahim Maïga en los riesgos que conlleva esta toma de poder: «Existe un riesgo: un vacío constitucional que puede agravar los problemas de Malí. Es esencial que se produzca lo antes posible el retorno al funcionamiento normal de las instituciones de Malí. Apoyaremos todos los esfuerzos en curso”, afirma.

El discurso de la CNSP también pinta un panorama sombrío de la situación del país, denunciando el «clientelismo político», la «gestión familiar de los asuntos del Estado», la «mala gestión, el robo y la arbitrariedad». Este motín es el resultado de un descontento sensible durante varios meses en el ejército.

Arrestos de oficiales militares y civiles de alto rango

Ni una palabra, sin embargo, sobre el futuro del presidente IBK, ni sobre los políticos arrestados el martes. En los pasillos, anuncian que van a poner a disposición de la justicia un cierto número de personas sospechosas de malversación de dinero como parte del proceso de moralización.

Pero el problema es que por el momento no ha habido ningún anuncio sobre estos arrestos. Un golpista entrevistado por RFI en la noche del martes al miércoles explica: «Nos comprometemos a que no les pasará nada. No tocaremos ni un solo cabello de las cabezas de los arrestados y detenidos”.

Además del Presidente y el Primer Ministro, los miembros de la CNSP detuvieron al Jefe de Estado Mayor del Ejército y a casi todo el personal, es decir, a los oficiales de alto rango del Ejército, jefes de Estado Mayor de los distintos cuerpos. También está en sus manos el Ministro de Defensa y el Ministro de Seguridad, que es un general.

Entre ellos, también hay civiles, de los que no tenemos noticias o que han sido arrestados: el Presidente de la Asamblea Nacional, que ha sido disuelta, y luego los ministros, como el de Finanzas o el Ministro de Justicia, de los que no se tienen noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here