Clases híbridas para que alumnos extranjeros no pierdan representatividad en las aulas

0

Lib. San Martín- La Universidad Adventista del Plata (UAP) cuenta con espacios especialmente preparados para el dictado de clases híbridas. El Ing. Néstor Pereyra, del equipo de Iniciativas Tecnológicas Estratégicas, brindó detalles acerca de las aulas y el trabajo detrás de esta posibilidad.

Desde 2020 la Universidad viene implementando diferentes acciones con el fin de garantizar el cronograma académico establecido, sin dejar de atender la salud de cada miembro de la comunidad educativa y de la dinámica institucional.

El dictado de clases en este 2021 está signado por la presencialidad, y es gracias a un vasto equipo de técnicos y especialistas que intervinieron en la proyección y puesta en marcha de varios proyectos que posibilitaron este contexto del ciclo lectivo.

Teniendo en cuenta la significativa representatividad extranjera en el alumnado de la UAP y, a causa de la pandemia y medidas preventivas de contagio establecidas por la Argentina y otros países, muchos no pudieron desembarcar en este campus. A efectos de cumplimentar los objetivos institucionales, el equipo se abocó a la conformación de aulas tecnológicamente preparadas para brindar a los docentes un ámbito eficaz para formar en forma presencial, online o híbrida (presencial y a distancia, al mismo tiempo).

«Desde el año pasado la Universidad está trabajando para asegurar el dictado de clases presenciales en este 2021. Ante la posibilidad del arribo de una segunda ola de COVID-19, también se pensó en la implementación de la virtualidad o una modalidad híbrida –dijo el Ing. Pereyra–. Ante esto, el área de Iniciativas Tecnológicas pensó en tres escenarios posibles: un aula ciento por ciento online, y, dos, para la enseñanza híbrida, difiriendo en el tipo de tecnología aplicada en cada uno de estos. Además, y pasada esta situación sanitaria, estos espacios estarán plenamente activos para continuar utilizando esta herramienta orientada a la formación profesional».

¿Cómo lo hacen?

Uno de estos espacios está montado con una pantalla interactiva de 86 pulgadas, una microcomputadora, cámaras y un sistema de audio de última generación, configuración que enriquece la experiencia áulica híbrida, o, bien, ante la posibilidad de que el aforo sea superado, brinda la oportunidad de transmitir la clase a otro espacio compuesto por el auditorio restante. «Esta pizarra interactiva permite que el docente (en forma directa, como se utiliza una tablet), y los alumnos, desde sus respectivos dispositivos, puedan intervenir sobre el planteo que se presenta en la pantalla -describió el Ing. Pereyra–. Permite a los estudiantes virtuales visualizar al profesor, escuchar y participar en la clase como si estuviera físicamente».

Las cámaras permiten al docente, por control remoto, realizar paneos en el aula para que sus estudiantes online puedan ver el auditorio que los acompaña. De igual forma, en el aula está dispuesta una segunda pantalla en donde los alumnos presenciales pueden ver a sus compañeros que están en esta condición virtual. «Este armado permite al estudiante a distancia sentirse parte del momento y, al profesor, brindarle la comodidad y facilitarle el dictado de la clase sin requerir su plena atención en la interacción con la tecnología», explica el Ing. Pereyra. En este momento, la Universidad cuenta con cinco aulas para este tipo de usos, aunque con diferentes recursos tecnológicos e, inclusive, con una de carácter itinerante, que permite transformar cualquier espacio en un ámbito de enseñanza para estas modalidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here