Crespo (Por Mariano Jacobi).- En la década del 80 ir al cine a ver la película E.T. fue para muchos el primer y único contacto a través de la pantalla con una bicicleta BMX GT, que utilizaban los protagonistas y que, exceptuando Buenos Aires, las bicicleterías de la región no trajeron hasta fines de los 80 y principios de los ‘90 cuando fabricantes nacionales comenzaron a producirlas, generando un cambio. Ya no era solamente encontrar modelos de paseo, sino que se abría la posibilidad de adquirir una bicicleta como las que se veía en programas de televisión, de deportes o en revistas.

Los adolescentes de ese momento comenzaron a utilizar terrenos baldíos para armar pistas de BMX Cross; simulando las competencias de bicicletas que desde la década del 70 se realizaban en gran parte del mundo.

El BMX Street también tenía sus aficionados, quienes a pesar de algunas falencias en los rodados utilizados, practicaban piruetas en algún playón de parque, plaza o en la cuadra del barrio.

La disciplina con el paso del tiempo fue creciendo y por estos lados se comenzaron a conseguir mejores cuadros y piezas, bicicletas más livianas, y a lo largo de este siglo la tecnología acercó las prácticas profesionales a cientos de miles de adolescentes que descubrieron en este deporte un espacio de contención y hermandad.

Antes de avanzar en el diálogo que mantuvimos con Hernán Erhardt (15) sobre la práctica actual de BMX Street en Crespo, haremos una breve introducción de conceptos que nos darán claridad respecto de la práctica de este deporte.

El BMX Street es el callejero, que busca obstáculos «naturales» en la calle (street), es decir, parte del terreno urbano. Ejemplos de estos obstáculos pueden ser un banco en el parque, una pared, escaleras, etc. Las bicicletas de street suelen ser más resistentes que las de vert y bike-park, y no suelen usar frenos.

Ya con un rápido repaso de conceptos sobre el BMX Street, comenzamos la entrevista con Hernán.

–  ¿Ustedes hacen el BMX freestyle?

– Sí, street. Es ir buscando un spot, algo en lo que podamos practicar, ir andando y probando con lo que encontramos en la ciudad.

– ¿Cómo surgió la idea o el gusto por esta disciplina?

– En lo personal en el 2014 en una muestra del Colegio había visto que hacían trucos con la bici y me había gustado pero no sabía ni cómo se llamaba, era muy chico. Pasó el tiempo, en Youtube miraba videos de BMX, me gustó la idea. Junté plata y con una GT que tenía le cambié el cuadro, algunas cosas más y empecé a andar con unos amigos. Vemos videos que publican los patrocinadores, nos encantan, y por eso seguimos andando.

– ¿Tienen alguna participación afuera de la ciudad?

– A veces en Diamante se hace una exposición con rampas, en Paraná se hace una juntada de BMX que van recorriendo distintos lugares o en el mismo skate park hacen competencias del mejor truco o mayor altura, y se los va premiando.

– ¿Usan el skate park de plaza Barrilete? ¿Están bien pensadas las rampas?

– Lo hemos usado, pero no tienen forma, porque son muy anchas y bajas, te cuesta saltar, no es liso, o sea que si te caes te raspas entero. La ubicación tampoco es buena, está muy alejada de la plaza dónde nos encontramos. Son 2 rampas que mucho no ayudan y en playones muy chiquitos.

– ¿Les parece que falta en la ciudad un lugar físico pensado para contener las disciplinas como el skate, el BMX?

– Sí, obviamente como cualquier deporte, se necesita de un espacio para practicar. Estamos pensando un proyecto que propone un skate park atrás de la Escuela Secundaria Nº 60. Hay un espacio verde bastante amplio que le pertenece a la municipalidad y si lo aceptan y se puede implementar sería un lugar que, con las dimensiones correspondientes, contendría estas disciplinas.

– ¿Han ido a Seguí al skate park?

– Sí, ese está muy lindo. En comparación con el que hay acá ese es muy bueno.

– ¿Se juntan con chicos de la zona que también hacen BMX?

– Sí, conocemos chicos de María Luisa, Diamante y Libertador. En todas las ciudades de la provincia siempre hay alguien que hace, no todos tienen skate park.

– ¿En el Instgram ustedes muestran los trucos que hacen en la plaza, es ahí donde se juntan?

– Sí, es nuestro punto de encuentro, es el que más amplitud tiene en cuanto a capacidad. Tenés dos bajadas, escaleras, barandas, un playón bastante amplio y escalones dispersos.

– ¿Su práctica no causa malestar en la gente que circula por la plaza?

– Generalmente a la gente le gusta ver las cosas que hacemos, algunos se acercan a filmar, a preguntarnos por el deporte. Pero también hay gente a la que no le gusta, nos han insultado y nos han echado de un lugar público, han llamado a la Guardia Urbana y nos vimos forzados a irnos para que no nos retiren la bici. Pero mayormente es positiva la reacción de la gente.

– ¿Hay algún otro lugar en Crespo donde vean que se dan las condiciones para hacer BMX?

– Más que nada es la plaza, también el playón de la Escuela de Comercio, o cerca del Nido también hay algunas rampas. Es más que nada ir andando con la bici y encontrar un salto, un escalón que te guste, ir probando.

– ¿Qué tipos de bicicletas usan para estas prácticas? ¿Qué características deben tener?

– Cuadros chiquitos que se adapten a la altura, ruedas de 20”, manubrio de 9”. Eso sería para la altura de alguien desde 1.60 a 1.80 m. También va variando depende el BMX que hagas, park, street o flat. En street necesitas un cuadro que sea alto, entonces tenés más equilibrio y a la vez más giro. En el de park, que son para rampas, tiene que ser más bajo cosa que se pueda entrar mejor a los saltos. Y el de flat es muy bajo porque se necesita para giros, dando vueltas sobre el eje haciendo diferentes trucos.

– ¿Por qué no hay tanto auge del BMX como deporte en nuestra ciudad y en la zona?

– Puede ser a veces por una cuestión económica, pero no precisas una BMX específica, podés empezar con una GT. Ahora hay muchas sub marcas más económicas y podés armar una más barata de acuerdo a tu presupuesto, tiene un poco más de peso pero es lo mismo. No hay tanto auge porque antes estaba el stune con los  mountain bike, estaba mal visto porque iban en contramano y se los relacionaba a los de BMX con ellos, como una misma cosa.  Otra cosa es que tampoco hay tantas marcas o bicicletas armadas que se hagan acá, entonces tenías que irte a Paraná o pedirlas a Buenos Aires, armarte una y poder empezar. También es porque somos un grupo muy reducido y cuesta hacerlo conocido, pero tenemos las redes para mostrar lo que hacemos, que la gente se entusiasme y también puedan sumarse a la práctica.

– ¿Hay una diferencia en esta práctica como deporte y quienes transitan haciendo “willy” por la calle entre los autos?

– El stune que se hace con la mountain bike, que es colgar la bicicleta, no se relaciona en nada con el BMX, y mucha gente piensa que es lo mismo y nos empezaron a ver mal, nos restringieron lugares o nos echaban. En nuestro grupo, cuando andamos por la calle, transitamos normalmente, practicamos en playones generalmente, lugares seguros, donde no se pueda lastimar a terceros.

El grupo que conforma Hongus BMX es muy variado, lo integran chicos de diferentes edades que coordinan los encuentros por medio de un grupo de WhtasApp. El punto de encuentro es Plaza Sarmiento, un espacio que les permite converger desde distintos barrios.

Si tenés ganas de disfrutar de momentos al aire libre, charlas de amigos que refieren a la disciplina, sin importar si tu bicicleta no es la ideal para llevar acabo los ejercicios, pero te permite comenzar a dar tus primeros pasos en el Street, los chicos están a disposición para darte una mano en lo que puedan. “Sí, nos escriben (en Instagram: Hongus BMX) les explicamos cómo se hace para empezar. Se coordina un día para practicar. No es algo que tiene que salir en un mes o en un año. Es mucha práctica hasta que salga, frustrarse se va a frustrar muchas veces, es algo que lleva dedicación y tiempo” comentó.

– ¿Qué música escuchan?

– La música también es variada, como el grupo. Hip hop, trap, electrónica, depende el gusto de cada uno. Te pones los auriculares y cada uno en su mundo.

Cerrando el diálogo, Hernán comentó que “nos interesa que nos conozcan, porque somos un grupo de amigos que comparten una misma pasión. Las personas deben dejar los perjuicios de lado y no creer que porque hacemos estas pruebas con las bicicletas, después vamos a terminar agarrando una moto para hacer lo mismo. Este es un deporte sano, que te permite desarrollar disciplina, que requiere esfuerzo y dedicación, en el que conocés a mucha gente, aprendés muchas cosas y conocés lugares”.

Lo cierto es que en el tiempo, siempre las diferentes generaciones que han pasado gestaron grupos de amigos que disfrutaban de recorrer la ciudad practicando y ejercitando el BMX Street; una disciplina que ha llegado a los Juegos Olímpicos y que tiene exponentes mundiales de renombre, tanto así como el basquetbol o el fútbol.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here