En estos últimos días se ha resaltado la importancia de lavarnos las manos con frecuencia y minuciosidad para evitar el contagio del coronavirus. Muchas personas se quejan de que se insista tanto en algo tan nimio, pero lo cierto es que es una medida esencial, teniendo en cuenta que buena parte de las infecciones se dan cuando alguien que ha tocado una superficie contaminada se lleva las manos a la boca, los ojos o la nariz.

Por eso, es importante, sobre todo, lavarse las manos con agua y jabón. Desgraciadamente, esto no es siempre posible. Algunas personas, por su profesión, están en contacto frecuente con mucha gente, pero no tienen acceso a un baño con agua y jabón con la suficiente regularidad. En este tipo de casos, puede ser necesario recurrir a un desinfectante de manos con al menos un 60-65% de alcohol. Por desgracia, hubo quienes salieron corriendo a buscar estos productos generando un faltante y dejando sin la posibilidad de acceder a quienes más los necesitan. ¿Qué hacemos en ese caso? Ante esta situación, que se ha repetido en todo el territorio nacional, la Organización Mundial de la Salud ha hecho pública una receta casera que puede sacarnos de algún apuro.

Pocos ingredientes y fáciles de encontrar

En el informe publicado por la OMS figuran dos recetas, aunque la primera de ellas es la que cuenta con los ingredientes más fáciles de encontrar.

Solo hacen falta alcohol etílico, agua oxigenada, glicerol y agua destilada

Para 10 litros, se usarán 8.333 mililitros (8,3 litros) de alcohol etílico al 96%, 417 mililitros de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) al 3%, 145 mililitros de glicerol al 98% y 200 mililitros de agua destilada o agua hervida y enfriada posteriormente.

Básicamente, se deben mezclar todos los ingredientes, prestando especial atención al glicerol que, al ser muy viscoso, requiere enjuagar el recipiente en el que previamente lo hayamos medido con un poco de agua destilada. Una vez que estén todas estas sustancias juntas, deben mezclarse por agitación en un tanque grande y, después, pasarlas a los recipientes individuales en los que la vayamos a conservar.

Cabe destacar que 10 litros es una cantidad muy elevada de desinfectante y que podríamos querer una cifra menor. Para eso, basta con hacer una regla de tres, multiplicando cada una de esas cantidades por los litros que queramos obtener en total y dividiéndolo por 10.

La forma correcta de lavarnos

Para evitar contagios es importante realizar un correcto lavado de manos con agua y jabón. Es necesario prestar atención a las zonas olvidadas y no centrar el lavado solo en las palmas.

También se debe frotar la parte superior de la mano, los nudillos, el espacio entre los dedos, las uñas, los pulgares y las muñecas. Después, se debe enjuagar y secar bien.

¿Por qué se insiste tanto en el uso de jabón? La clave está en la estructura del coronavirus.

Se sabe que el SARS-CoV-2 tiene una envoltura compuesta por grasas que rodea su material genético y le ayuda a fusionarse a las células para infectarlas.

Por su parte, las moléculas de jabón están compuestas por dos partes: una cabeza con afinidad por el agua y una cola con afinidad por la grasa. Esta última, por lo tanto, atraerá la grasa del coronavirus hacia ella, deshaciendo toda su envoltura y eliminando su capacidad de infección. Pero para ello no basta con solo lavarse con jabón las manos. Hay que pasar al menos entre 40 y 60 segundos frotándolas, punto por punto. Puede parecer una medida pequeña, sí, pero es la más efectiva que, como población, podemos utilizar para mantenernos a salvo. Vale la pena aprender a hacerla bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here