Apuntes de una reportera: Confusión, caos mientras Rusia invade Ucrania

0

Recorrido Eslovianks, Kharkiv A Kiev, Ucrania.- Como muchas personas en Ucrania el jueves, sabíamos sobre la invasión antes de que pudiéramos escuchar las bombas.

Alrededor de las 5 a. m., nuestros teléfonos sonaban, con mensajes de WhatsApp, Signal y Facebook: “Escuchamos una explosión en Kiev. Explosiones escuchadas en Mariupol… bombas en Kramatorsk”, y así sucesivamente.

Cuando pudimos escuchar los bombardeos a lo lejos desde nuestro hotel en Slovyansk, una ciudad tranquila a unos 20 kilómetros del lugar de importancia militar más cercano, no nos sorprendió. De hecho, ya estábamos planeando nuestra partida, pensando que un lugar más alejado de las zonas de batalla sería más seguro.

En la siguiente hora, nuestro traductor nos dijo que era demasiado peligroso para ella trabajar y varios conductores dijeron sabiamente que no se arriesgarían a ser separados de sus familias durante esta crisis.

A las 8 a. m., las calles comenzaron a llenarse, con multitudes reunidas frente a supermercados y farmacias, y formando largas filas cerca de los cajeros automáticos. Dasha, una joven madre que viajó 30 kilómetros hasta un cajero automático, dijo que dejó a su esposo e hija en su casa rural temprano esa mañana, después de que el bombardeo amainara.

“Nos estamos preparando”, dijo. “Pero esperamos que no pase nada”.

Es posible que lo que sucedió no haya sorprendido a algunos líderes mundiales, pero envió alertas a través de Ucrania. En las horas de la mañana después de las bombas, las fuerzas rusas ingresaron a través de múltiples fronteras.

Alrededor del mediodía llegamos a Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, no lejos de la frontera generalmente pacífica con Rusia. Uno de los pocos hoteles que aún estaba abierto estaba completo y la mayoría de las empresas estaban cerradas.

Mientras buscábamos en nuestras redes sociales y llamábamos a amigos, colegas y contactos de todo el país para saber adónde podíamos ir, conocimos a Anton, quien dijo que era oncólogo y que tenía un hermano que viajaba unas horas fuera de la ciudad. Las fuerzas rusas, dijo, estaban en camino.

“Si te quedas aquí”, dijo Anton, “en dos horas estarás en Rusia”.

Lo que vimos

Después de unas dos horas, el camarógrafo Yan Boechat y yo nos dirigíamos a Kiev con un joven conductor entusiasta, Igor. A lo largo de la carretera vimos un autobús en llamas, con humo negro que se elevaba hacia el cielo al otro lado de la calle de un camión militar abandonado.

Unas cuadras más adelante, los lugareños se reunieron alrededor de una casa que parecía haber sido bombardeada poco antes y ahora estaba en llamas. Algunos soldados holgazaneaban alrededor de otros camiones militares, sin saber qué hacer.

El camino a Kiev no era una gran opción debido a los informes de bombardeos matutinos y enfrentamientos esperados por la noche. Pero era, por lo que sabíamos, la única opción que no incluía chocar de frente con las fuerzas rusas.

Horas después . . .

Ahora llevamos muchas horas viajando hacia la capital por carreteras secundarias sin ver ningún incidente. Pero para ser claros, los movimientos y objetivos exactos de las fuerzas rusas no están claros en este momento. Hubo videos de tanques rusos entrando en Ucrania esta mañana, pero no vimos imágenes del ejército ruso avanzando circulando en las redes sociales.

Hemos visto tanques ucranianos y artillería pesada moviéndose principalmente hacia la frontera, pero también hemos escuchado que después del caos del día, las ciudades y pueblos bombardeados esta mañana ahora están tranquilos. Los colegas que se quedaron en Kharkiv con la esperanza de obtener fotografías de los soldados rusos entrando en una ciudad ucraniana están decepcionados pero relativamente seguros y cómodos.

A unos 150 kilómetros a las afueras de Kiev, paramos en una gasolinera y en un minimercado para comprar sándwiches y café. La sala iluminada que vendía bocadillos, regalos y vinos y cervezas importados estaba un poco llena y definitivamente relajada. Tres mujeres soldados se lavaron la cara en el lavabo del baño y Yan, camarógrafo, comentó sobre el ambiente después de un día tan tenso.

“Esto es lo que me gusta ver”, dijo.

¿Qué sigue?

Si bien esta noche se siente como un respiro de semanas de acumulación y este terrible día de peligro, la guerra está lejos de terminar y tal vez solo haya comenzado. La retórica rusa se ha intensificado en los últimos días, y el presidente Vladimir Putin llegó a sugerir que Ucrania y Rusia son un solo país por naturaleza.

Incluso antes de que Putin hiciera este discurso, escuchamos a los lugareños hablar con vehemencia en contra de la idea, y algunos a favor de manera práctica. Los activistas en Kiev nos dijeron que los rusos deseaban eliminarlos a ellos, su idioma y su cultura. Las familias a lo largo de la frontera con Rusia cerca de Kharkiv nos dijeron que el ruso es su idioma; sus parientes viven en Rusia y no se sienten muy convencidos de quién controla su área.

Lo que no quiere decir que ninguna parte de Ucrania presente ideas monolíticas.

En un pueblo junto a la frontera, dos mujeres en una tienda que vende ropa, electrodomésticos y artículos de oficina hablaron de Rusia como un “país hermano” y dijeron que el único peligro que enfrentan las dos partes es una mayor separación. Las familias extensas ya no pueden cruzar para ver a sus parientes al otro lado de la frontera, y los trenes de 30 pasajeros que solían cruzar diariamente no han operado desde el 2014.

Afuera de la tienda, Roman, de 48 años, dijo que lucharía por Ucrania contra Rusia si pudiera. Cuando tenía 9 años, se cayó de un árbol y perdió un brazo, dijo, por lo que le fue imposible pelear.

Pero Roman dijo que tiene dos hermanos, uno que apoya a Rusia y estaría feliz de ver que controle su parte de Ucrania. Su otro hermano, como él, apoya a Ucrania y sus derechos soberanos.

“Simplemente no podemos llevarnos bien con nuestro hermano prorruso”, dijo Roman.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here