“Fue una Increíble experiencia vivida. Una carrera de montaña con más de 400 curva y 74 km donde el desafío era, esencialmente, llegar a la meta sanos y salvo. Sólo pudimos hacer el recorrido dos veces antes de la largada”, dijo el vialense que este fin de semana representó a la Argentina en el Road Race “Caín” que se llevo a cabo en la ruta de montaña llamada El espinazo del Diablo, ubicada en Mazatlán, México.

El circuito es de punto a punto con una distancia de 74 km y más de 400 curvas. En este caso el piloto de Viale lo hizo al mando de una Yamaha R6 de 650 cc perteneciente al equipo mexicano de Jorge Quiñones.

“El excelente nivel de los pilotos rivales que vimos el primer día, nos hizo pensar que teníamos pocas chance. Pero cuando estás en la línea de largada y el semáforo se apaga, ya te dejan de preocupar; todo lo que tenes para perder si te accidentas, los barrancos, la pista sucia, las curvas que no se ven, o si la moto tiene todo en su lugar y ajustado, es lo único que se te cruza por la mente además de dar todo y llegar antes que los demás… Y eso es lo que pasó, dimos todo durante los 42 minutos que tomó bajar la carretera” comentó Alexis.

El equipo argentino que representó a Sudamérica estuvo conformado por el que más sabe de este tipo de carreras (14 años corriendo el TT de la Isla De Mann) Davides Paredes -que corrió en 1.000 cc-, su hijo Santiago Paredes -categoría 750 cc-, y el Entrerriano tricampeón Argentino, Alexis Matteoda -corrió en categoría 650 cc-, quienes obtuvieron los tres récord históricos de cada categoría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here