Por Alonso Castillo.- La ciencia y la medicina han comprobado que un sistema inmunológico sano es determinante para lidiar con las batallas que a lo largo de la vida enfrentaremos en asuntos de salud. Y la forma de mantener el organismo de manera óptima depende en buena medida de con qué nutrimos nuestro cuerpo y mente.

Eso es lo que plantea Alejandro Junger, un cardiólogo uruguayo que ha publicado varios libros en los que explica cómo una vida saludable y longeva está relacionada con lo que comemos.

“Hay que comer comidas reales, no comidas comestibles, todo lo que viene en caja, en plomo, en frasco, en un contendor y tiene preservativos, edulcorantes, eso hay que evitarlo como la plaga, eso hay que evitarlo más que lo que uno evita el coronavirus, eso es lo que te va a enfermar”, dijo Junger.

Junger dice tener certeza de que este estilo de vida es efectivo ya que lo probó en sí mismo. Según el médico, después de haberse mudado a Nueva York y experimentar un cambio drástico, sobre todo en su alimentación, comenzó a padecer distintas enfermedades.

«Buscando soluciones para mis enfermedades, que eran colon (intestino grueso) irritable, depresión, alergia, soluciones que no significaran tomar siete medicaciones de prescripción por día, fue que descubrí que somos lo que comemos», dijo.

El cardiólogo sostiene que nuestro cuerpo está formado de las partículas y moléculas que vienen de lo que ingerimos, y que nuestro cuerpo funciona en base a la información que recibe de esa comida. Agrega que muchos de los alimentos que ahora se ingieren tienen demasiados conservantes químicos que alteran al cuerpo.

Es de ese pensamiento que promueve la iniciativa Clean Program, el cual apela a la importancia de desintoxicar el cuerpo para que este restaure la habilidad natural de sanarse.

“Hay demasiadas toxinas en el medio ambiente, en el aire que respiramos, en el agua que tomamos y en la que nos duchamos, en los medicamentos que tomamos, en los productos de limpieza de nuestras casas, pero más que nada en los productos que comemos, que están llenos de productos químicos que causan disfunciones en el cuerpo que al tiempo se manifiestan como enfermedades”, explicó el médico.

El experto también resaltó que el bienestar biológico se alcanza no solo con lo que comemos sino también con lo que pensamos.

“La mayoría de la gente está peleándose con la vida, está en un lugar pero quiere estar en otro. Quiere tantas cosas, pero quiere tantas otras; está con una persona pero le gustaría estar con otra, hay un conflicto entre lo que es y con lo que se quiere que sea”, dijo Junger.

Algo que a los amantes del café y los postres probablemente no les guste, es que el autor de libros sugiere evitar la cafeína, el azúcar, los productos lácteos y el alcohol, pero celebra que aún “queda la fruta, verdura, nueces, todas las plantas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here