La Agrupación Paulo Freire de Agmer manifestó su “enérgico rechazo y repudio” a la decisión tomada por el ejecutivo municipal de María Grande de desalojar a dos Centros de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos dependientes de la Dirección de Educación de Jóvenes y Adultos del Consejo General de Educación.

Según detallaron en el comunicado enviado a este medio, “de esta manera y por decisión arbitraria del intendente Héctor Solari, que ha decidido “poner en valor” los edificios donde funcionan el Centro Comunitario N° 21 y el Centro de Formación Profesional N° 390, muchos jóvenes y adultos de la mencionada localidad del departamento Paraná se quedarían sin lugar físico para concurrir a capacitarse laboralmente y concluir sus estudios primarios y secundarios”.

Cabe recordar que, si bien los inmuebles mencionados pertenecen al Municipio de María Grande, el presidente municipal firmó sendas actas de comodato por cinco años con el CGE, según consta en las Resoluciones 0017/19 y 0018/19.

“Sería bueno recordarle al flamante intendente Solari que en una democracia pluralista y participativa se construyen y/o consolidan políticas para la ciudadanía en base a diálogo y consenso de los involucrados respetando, o mejorando en todo caso, los acuerdos logrados previamente”, mencionaron desde la agrupación docente.

En ese sentido, indicaron: “Seguiremos luchando por el Derecho a la Educación consagrado en la Ley de Educación Nacional N° 26.206/06 (Capítulo IX) y la Ley Provincial de Educación Nº 9890/08 (Capítulo IX). Ambas incluyen la Educación Permanente de Jóvenes y Adultos como un deber indelegable del Estado. Y es precisamente el Estado, nacional, provincial y/o municipal quien debe garantizar a todos sus habitantes el acceso, permanencia y egreso del sistema educativo; hecho que, lamentablemente, parece desconocer el titular del ejecutivo municipal de María Grande”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here