El 39.3% del precio de la yerba son impuestos

0

El Departamento de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), informó que la yerba mate tiene en su precio final en góndola un 39,3% de carga impositiva. En cada paquete de un kilo cuyo precio promedio es de $340,7 unos $133,9 corresponden a impuestos. Además reveló que el vivero y el productor primario solo son responsables del 22,4% del valor.

El informe «pone al descubierto la excesiva carga tributaria», donde de ese porcentual un 78,08% son impuestos nacionales y un 21,92% a provinciales.

En cuanto a los impuestos específicos de la cadena de valor, el documento revela que un 53,58% corresponde al IVA, el 24,50% al Impuesto a las Ganancias y el 21,92% a Ingresos Brutos.

«Para optimizar el análisis, se consideraron únicamente los gravámenes a la producción y la comercialización de yerba mate, desestimándose aquellos que gravan las instalaciones, las operaciones comerciales, el patrimonio de los propietarios o cualquier otra cuestión secundaria», dice el estudio.

En este sentido, el titular del sector de Economías Regionales de CAME, Eduardo Rodríguez, señaló que está claro que los productores de alimentos no son formadores de precios. «La atención no debiera centrarse en nosotros, sino en repensar el esquema impositivo, lo que beneficiará tanto al consumidor como al empresario agroalimentario», dijo.

El estudio mostró que en enero 2021 del precio promedio del paquete de un kilo de yerba mate en Capital Federal «el vivero y el productor explican el 22,4% ($76,6); el sapecado, secadero y canchado el 7,6% ($25,9); la molienda y envasado el 11,1% ($37,7), el mayorista el 10,7% ($36,6), el minorista el 8,9% ($30,1) y los impuestos el 39,3% ($133,9)».

En rigor, de ese valor final que abonó el consumidor en góndola, además de los $133,9 de impuestos, unos $145,8 corresponden a costos, el 42.8% y solo $60,7, un 17,8%, a ganancias netas.

«Del total de las ganancias netas obtenidas, el productor y el vivero se llevaron el 22,5% ($13,7), el sapecado, secadero y canchado el 17,8% ($10,8); la molienda y envasado el 7% ($4,2), el mayorista el 34,6% ($21), y el minorista el 18,1% ($11)», informó.

La metodología de la cámara fue el análisis de la cadena de valor de la yerba mate desde el productor, ubicado en el caso de estudio en Oberá, Misiones, hasta su comercialización en Capital Federal, donde se identificaron las distintas etapas:

Vivero: implica el armado y germinación de plantines de yerba mate.

Plantación y cosecha: esta etapa corresponde a las tareas de plantación, fertilización, cura, poda, raleo y desbrote, así como también de cosecha y clasificación gruesa.

Secado y canchado: el proceso que se realiza en este eslabón incluye el traslado de la hoja verde desde el campo hasta el secadero con sistema (generalmente) de cinta. Una vez secada la hoja, pasa al proceso de canchado, que incluye una destrucción parcial de las hojas ya secadas. Esta yerba mate canchada se guarda en bolsas de arpillera que permite que esta yerba respire y tenga contacto con el oxígeno.

Molienda, clasificado y envasado: etapa que incluye los costos de traslado de la yerba canchada y envasada a granel hasta los depósitos de la empresa industrial, donde pasa entre 10 y 12 meses para adquirir el nivel de calidad que la empresa busca. Transcurrido este lapso de tiempo, se traslada a molienda, clasificación y envasado.

Mayorista: se encarga de guardar la yerba mate envasada para comercializarla a los comercios minoristas. Su etapa comienza con el traslado desde la envasadora hasta los depósitos.

Minorista: implica las tareas de compra y traslado desde el mayorista hacia el establecimiento de venta, mantenimiento del lugar, costos generales.

Según el informe, se tomaron los precios de enero pasado en 15 puntos de venta de Capital Federal, considerando grandes cadenas (hipermercados) y comercios de cercanía (almacenes).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here