Hasenkamp- En espera de que la situación pandémica mejore y puedan volver a trabajar los más de veinte empleados municipales que se encuentran de licencia por tener factores de riesgo ante covid-19, para comenzar con las obras públicas importantes planificadas, la Gestión local decidió aprovechar agosto y parte de septiembre para realizar mantenimiento de los espacios públicos.

Y el dato que merece ser destacado es que muchas de las tareas se hicieron en conjunto con algunos voluntarios que decidieron aportar un granito de arena en un momento sanitario complejo para la ciudad.

Son entre ocho y diez personas que, sin ningún interés en particular, simplemente habían solicitado que se los tenga en cuenta en caso de ser necesario “para dar una mano en alguna tarea que se necesite”.

Hoy la realidad es que por todos los contratiempos que el virus trae no solo en Hasenkamp, sino en cualquier lugar, hay poco personal. El intendente hizo mención a lo que sucedía y muchos, de manera espontánea, se pusieron a disposición para desarrollar algunos trabajos puntuales.

La reacción fue instantánea, y marca que la solidaridad le sigue ganando el partido por goleada a la pandemia y sus complicaciones.

Los trabajos que se hicieron, entre otros, fueron:

• Instalación de un aro de básquet, demarcación de una minicancha de básquet y pintado de luminarias y mobiliario urbano en la Plaza Pocha Paes.

• Parquizado de la plazoleta ubicada entre el Barrio Santa María y la Ruta Provincial N° 32.

• Barrido y limpieza de los cordones cunetas de las calles aledañas a la cancha del CJS.

• Pintado de bancos, pilotes y entre otros mobiliarios urbanos del Parque La Delfina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here