Nogoyá.- Este jueves por la mañana se llevó adelante un protocolo de sanidad ante el surgimiento de un caso sospechado de coronavirus. Se trató de una mujer domiciliada en la ciudad y llegó el domingo por la noche desde el partido de Morón, provincia de Buenos Aires, luego de haber asistido a su hermana en el nacimiento de su sobrino.

La mujer viajó el 07 de marzo hacia la región bonaerense y permaneció allí hasta el pasado domingo cuando supo que un remisero de Nogoyá viajaba a Buenos Aires con un pasajero, entonces realizó el contacto para emprender el regreso con él.

La paciente, en Radio La Voz, confirmó que previo al viaje sacó todos los permisos reglamentarios, tomó todas las medidas de prevención como el uso de barbijos, guantes y demás, y no mantuvo contacto alguno con el chofer del remis.

El lunes por la mañana, la mujer que permaneció la noche sola despertó con un cuadro de fiebre y molestias en la garganta lo que la alertó y se comunicó de manera inmediata con el Hospital San Blas. Desde ese momento, el médico neumonólogo Francisco Rodríguez siguió el caso de cerca y sugirió que el jueves se realice el hisopado por la permanencia de síntomas. Además de la atención médica a la mujer, se notificó de la cuarentena obligatoria al chofer del remis, a su entorno familiar y también a familiares de la mujer que tuvieron contacto con ella en las primeras horas de su arribo a Nogoyá.

Al llegar al mediodía del jueves, el Hospital San Blas, mediante redes sociales y sin total conocimiento de las autoridades del COES, informó: “El día de hoy se activó en nuestra ciudad el protocolo de covid-19, con una persona como caso sospechoso, realizándose el hisopado correspondiente, quedando a la espera de los resultados”.

Luego de ello, la mayoría de los medios de la ciudad intentaron mantener un diálogo con las autoridades de salud, para brindar detalles del caso y sobre todo del marco de prevención a seguir, pero el intento fue en vano. Incluso, fuentes allegadas a Paralelo 32 confiaron que el mismo intendente, autoridad del Comité de Emergencia, se enteró por Facebook del protocolo realizado y no por las vías que acostumbraban a utilizar los integrantes del COES.

Por la tarde, una acción dejó en claro la falta de comunicación temprana del protocolo al COES. El jefe departamental de policía y el médico neumonólogo Francisco Rodríguez, realizaron una conferencia de prensa para poner un freno al estado de psicosis que se generó en la ciudad por la circulación masiva de audios de whatsapp, que daban cuenta de posibles contactos de la paciente con al menos tres personas que prestan labores en la zona céntrica y tienen contacto permanente con muchos vecinos. De esa conferencia, ni el intendente Rafael Cavagna, ni el director del hospital Javier Ascúa participaron. En muchos casos se agredió e injurió a la paciente.

Este viernes, el estado de incertidumbre era aún mayor y se notó en la circulación de personas en la vía pública. El tránsito vehicular fue mucho menor, los comercios habilitados no se abarrotaron de gente y el barbijo fue una postal recurrente.

Luego de las 19 horas de hoy, la Dirección de Epidemiología de Entre Ríos informó al Hospital San Blas sobre el resultado del hisopado realizado a la mujer nogoyaense.

Afortunadamente el resultado fue negativo y podría decirse que el protocolo mostró falencias y beneficios. Para comunicar el resultado del análisis, el Hospital San Blas creó un grupo de whatsapp con el periodismo local y a modo de conferencia de prensa virtual hizo el anuncio correspondiente, poniéndose a disposición de los medios. También con lo sucedido, la gente tomó real conciencia de los riesgos que corre si no toma las medidas preventivas. Lamentablemente hubo que llegar a una situación extrema para que el barbijo sea reglamentado en su uso y no “sugerido”, para que los controles en los accesos de Nogoyá no solo se realicen por un par de horas cuando se encienden las cámaras, sino que se los realice con firmeza y extensión de horarios, como también en los controles de comercios.

Tal es el caso que, el jueves por la tarde, el mismo día que se activó el protocolo, la policía local tomó la iniciativa de encender las sirenas de sus patrulleros por unos cinco minutos mientras recorrían diferentes zonas a las 19 horas. Según el mismo jefe departamental, el toque de sirenas “se hace para avisar a la ciudadanía que son las 19 horas, hay que cerrar los comercios y cada uno tiene que irse para su casa”.

Nogoyá: Se activó protocolo por un caso sospechoso de Covid-19

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here