Racedo (Paralelo 32).- La Fiscalía de Paraná encomendó a la División Delitos Económicos una investigación que comenzó la semana pasada y avanza con pasos firmes, a partir del material que los efectivos especializados pudieron recabar, luego de llegar en Racedo y realizar averiguaciones en el lugar donde se perpetró el hecho.

La denuncia la radicó un hombre de 46 años que vive en Crespo, informando que la víctima del delito era su madre, de 85 años y radicada en Racedo. Explicó que el 18 de junio a las 15:45, momento en que se encontraba en su domicilio descansando, recibió un llamado telefónico de su madre, confirmándole que había sido víctima de una estafa.

Previamente, alrededor de las 13.00, según relató la anciana, recibió un llamado a su teléfono fijo de un supuesto amigo del marido de su nieta -que vive en Paraná- y con la cual la estafada había hablado treinta minutos antes.

En el llamado el estafador le dijo que estaba los dos haciendo la fila en el banco ya que debían cambiar los billetes “por los cambios de próceres” y que la damnificada debía hacer lo mismo si no quería perder su dinero, por lo que comenzó a pedirle que buscara la plata que tenía guardada y que él iba a mandar a un amigo para que se la entregue y así realizar el cambio.

A la mujer la situación le pareció extraña pero la astucia y el relato ameno y con datos convincentes que caracteriza a quienes se dedican a realizar este tipo de hechos, la terminó convenciendo. Comenzaron como siguiente paso a hacerle anotar una serie de numeraciones y le pidieron contar los billetes, con la finalidad de mantener a la mujer en comunicación, sin que entre en duda ni pudiera corroborar con algún llamado que se estaba tratando de un engaño.

La mujer tenía $150.000 en billetes nacionales, producto del ahorro que venía realizando hace un año y medio aproximadamente. Sin nadie que pudiera alertarla, en su buena fe, los malvivientes consiguiendo su objetivo. Un hombre, con barbijo, llegó a la puerta del domicilio y se llevó el dinero que la anciana entregó en una bolsa.
Las estafas telefónicas bajo la modalidad «Cuento del Tío» son habitualmente concretadas «al voleo», probando suerte con quienes atienden sus teléfonos y entrando en conversación para tratar de obtener datos de interés.

En este caso, sin embargo, un dato llama la atención de los investigadores y es que, entienden ellos, a cualquier persona que no sea de la zona, le costaría encontrar el domicilio, ya que la fachada de la vivienda no se presenta frente a una calle, sino que el ingreso es en una zona de descampado. En cuestión de minutos, mientras la demoraban en línea, alguien se acercó hasta la casa y ella le entregó el dinero. No hay un número catastral visible, con lo cual por la sola mención de la calle en la guía telefónica, no podrían haber llegado.

Dos personas se retiraron con el dinero, en dirección hacia Paraná. Chequeando registros fílmicos se pudo advertir que circulaban en moto, sin dominio colocado, por lo cual al fugarse esquivaron todos los controles que están en los cruces de localidades intermedias.
Las cámaras de Oro Verde marcan que no hicieron paso por el puesto caminero, sino que tomaron un camino alternativo ubicado en la zona que está detrás de la comisaría, que vincula con Av. Zanni de Paraná. Se observa en la filmación a dos personas con casco colocado, presentando la misma indumentaria que describió la damnificada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here