Instagram promovió en cuentas de adolescentes páginas que glorifican los trastornos alimenticios

0

Por Melissa Velásquez Loaiza (Nueva York-CNN Business).- “Tengo que ser delgado”, “eternamente hambriento”, “quiero ser perfecto”. Estos son los nombres de las cuentas que los algoritmos de Instagram promovieron a una cuenta registrada como perteneciente a una niña de 13 años que expresó interés en adelgazar y hacer dieta.

La prueba de que Instagram no solo está fallando en tomar medidas enérgicas contra las cuentas que promueven dietas extremas y trastornos alimenticios, sino que promueve activamente esas cuentas, se produce cuando Instagram y su empresa matriz Facebook se enfrentan a un intenso escrutinio sobre el impacto que tienen en la salud mental de los jóvenes.

Instagram reconoció a CNN que esas cuentas violaron sus reglas contra la promoción de dietas extremas y que no deberían haber sido permitidas en la plataforma.

Dinero vs. el buen actuar de redes sociales ¿cuál ganará?

Las cuentas de dietas extremas se promocionaron a una cuenta de Instagram creada por el personal del senador Richard Blumenthal. El equipo del senador de Connecticut registró una cuenta como de una niña de 13 años y procedió a seguir algunas cuentas sobre dietas y desórdenes alimenticios (se supone que estas últimas están prohibidas por Instagram). Pronto, el algoritmo de Instagram comenzó a recomendar casi exclusivamente que la cuenta de la joven adolescente debería seguir cuentas de dietas cada vez más extremas, le dijo el senador Blumenthal.

La oficina de Blumenthal compartió una lista de cuentas que el algoritmo de Instagram había recomendado. Después de que CNN envió una muestra de esta lista de cinco cuentas a Instagram para comentar, la compañía las eliminó, diciendo que todas infringieron sus políticas contra el fomento de los trastornos alimenticios.

“No permitimos contenido que promueva o fomente los trastornos alimenticios y eliminamos las cuentas compartidas con nosotros por infringir estas reglas”, dijo un portavoz de Facebook, la empresa matriz de Instagram. “Usamos tecnología e informes de nuestra comunidad para encontrar y eliminar este contenido lo más rápido posible, y siempre estamos trabajando para mejorar. Continuaremos siguiendo los consejos de expertos de académicos y organizaciones de salud mental, como National Eating Disorder Association, para lograr el difícil equilibrio entre permitir que las personas compartan sus experiencias de salud mental y al mismo tiempo protegerlas de contenido potencialmente dañino”.

La caja de Pandora que hundiría a Facebook, según experto

En una charla con CNN este lunes, Blumenthal dijo: “Esta experiencia muestra muy gráficamente cómo las afirmaciones de [Facebook] de proteger a los niños o eliminar cuentas que pueden ser peligrosas para ellos son una tontería absoluta”.

El experimento de Blumenthal no es una anomalía, y puede ser una pequeña sorpresa para los usuarios habituales de Instagram que están familiarizados con la forma en que el algoritmo de la plataforma recomienda cuentas en las que ha determinado que un usuario podría estar interesado.

Los efectos “tóxicos” de Facebook

Esta denuncia llega tras los informes de The Wall Street Journal (WSJ) de documentos internos de Facebook que muestran que la empresa es consciente de los efectos “tóxicos” que sus plataformas, especialmente Instagram, pueden tener en los jóvenes. Gran parte de esos informes, y los comentarios posteriores de Facebook, se han centrado en los impactos negativos de la comparación social con celebridades y figuras populares en la aplicación, un problema que Facebook dice que afecta a toda la sociedad y no es exclusivo de sus aplicaciones. Sin embargo, según el informe del WSJ, los investigadores de Facebook reconocieron que “la comparación social es peor en Instagram” que en otras plataformas porque se centra en todo el cuerpo y el estilo de vida de una persona.

El experimento de Blumenthal va un paso más allá y muestra la rapidez con la que el algoritmo de Instagram promueve el contenido dañino para los usuarios jóvenes.

CNN abrió una cuenta la semana pasada usando la misma metodología que la oficina del Senador, también siguiendo algunos relatos extremos sobre dietas y desórdenes alimenticios. El domingo, Instagram promovió cuentas con nombres como “Sweet Skinny”, “Prettily Skinny” y “Wanna Be Skinny” en la cuenta experimental de CNN que también se registró como perteneciente a una niña de 13 años. CNN se ha comunicado con Instagram para preguntar si estas cuentas también violan sus políticas.

El peligro del contenido de trastornos alimenticios en Instagram

Ver contenido de estas cuentas de dietas extremas, que incluían, por ejemplo, imágenes de cuerpos extremadamente delgados e información sobre el “peso actual” de un usuario frente a su “peso objetivo”, puede actuar como validación para los usuarios ya están predispuestos a comportamientos poco saludables, dicen los expertos.

“Se llama sesgo de confirmación, donde las personas tienden a buscar información que confirme lo que ya creen que es cierto”, dijo Pamela Keel, profesora de psicología en la Universidad Estatal de Florida, que ha estudiado cómo el uso de Instagram puede contribuir a los trastornos alimenticios. Si bien el sesgo de confirmación a menudo se discute en el contexto de otros problemas en las redes sociales, como la información errónea sobre las vacunas, también podría afectar a “alguien que ya está pensando que necesita ser delgado, o más delgado, y está buscando que otras personas estén de acuerdo con ellos, que eso es algo importante”, dijo.

“Buscamos constantemente la validación de que tenemos razón, incluso si esa validación es realmente dañina para nuestra salud personal”, agregó Keel, pidiendo también que Instagram evite promocionar dicho contenido.

The Wall Street Journal informó el mes pasado que los investigadores de Facebook que han estudiado sus efectos en los usuarios jóvenes durante los últimos tres años encontraron que Instagram puede dañar la salud mental y la imagen corporal de los usuarios jóvenes, especialmente entre los adolescentes. Un documento interno citado por el periódico decía que para las adolescentes que habían experimentado recientemente problemas de imagen corporal, la aplicación exacerbaba esos sentimientos en una de cada tres de ellas.

En una audiencia en el Senado la semana pasada, la directora global de seguridad de Facebook, Antigone Davis, criticó los informes del Journal y calificó los documentos de Facebook que citó como “una investigación no explosiva”. Añadió que la compañía ha descubierto que “más chicas adolescentes encuentran útil Instagram”. Frances Haugen (se desempeñó como gerente de producto del equipo de desinformación cívica de Facebook), la exempleada de Facebook que filtró los documentos al Journal y a los legisladores, testificó hoy ante el mismo comité del Senado.

Denunciante: ‘Casi nadie fuera de Facebook sabe lo que sucede dentro de Facebook’

El senador Richard Blumenthal interrogó a la jefa de seguridad global de Facebook, Antigone Davis, durante una audiencia sobre el impacto de la compañía en los usuarios jóvenes la semana pasada.

Instagram también ha rechazado las afirmaciones sobre su papel en la perpetuación de comportamientos dañinos al decir que la comparación social es un problema generalizado y que las imágenes potencialmente problemáticas también están disponibles en otros lugares. De hecho, las comunidades en línea “pro-anorexia” han existido durante años, antes del auge de Instagram. Sin embargo, el amplio alcance de Instagram entre las mujeres jóvenes y las niñas significa que dicho contenido publicado en su plataforma puede ser especialmente peligroso, según Keel.

“El dominio de Instagram entre el grupo de edad que ya estaba en mayor riesgo de trastornos alimenticios es un [problema]”, dijo Keel. “Tienes un círculo vicioso: tienes un grupo que tiene un riesgo elevado de tener estos problemas y le demuestra a esta inteligencia artificial que esto es lo que llama su atención, y luego esa inteligencia artificial dice: ‘Déjame darte más de esto’ … Es simplemente una tormenta perfecta”.

Chelsea Kronengold, líder de comunicaciones de la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación (NEDA), agregó que aunque Instagram y otros sitios de redes sociales pueden no causar trastornos de la alimentación y otros problemas de imagen corporal, “sabemos que definitivamente es un factor de riesgo importante en estas situaciones”.

Tras el informe de la revista el mes pasado, Instagram detalló varias funciones nuevas que planea implementar para abordar los problemas de salud mental (algunas de las cuales se desarrollaron en asociación con NEDA), incluidos “empujones” que podrían alentar a los usuarios a cambiar sus hábitos de visualización si recientemente han visto contenido potencialmente problemático. La compañía ha dicho que quiere evitar el contenido potencialmente desencadenante y, al mismo tiempo, permitir que los usuarios en recuperación de los trastornos alimenticios discutan sus experiencias, un equilibrio potencialmente difícil de lograr, dicen los expertos.

“No hay ningún beneficio a largo plazo en matar a los miembros de su base de usuarios más grande, porque los trastornos alimenticios son increíblemente peligrosos, no hay forma de que eso sea lo que [Instagram] quiere”, dijo Keel. “Mi única solicitud sería simplemente ser más transparente. Estar rastreando esto, estar tratando de hacer cosas para minimizar el riesgo de su sitio y simplemente ser más transparente sobre lo que está tratando de hacer”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here