El Parlamento francés amplía la reproducción asistida a todas las mujeres

0

La Asamblea Nacional francesa aprobó este martes la Ley de Bioética, cuyo principal impacto es la apertura de la reproducción asistida a todas las personas con capacidad reproductiva menores de 43 años. Hasta ahora, el procedimiento solo estaba permitido para las parejas heterosexuales, por lo que el Gobierno francés calcula que cada año cerca de 2.000 mujeres viajaban a España o Bélgica para someterse a inseminación artificial. 

Las parejas lesbianas y las mujeres solteras menores de 43 años podrán quedarse embarazadas mediante reproducción asistida en Francia. Es la principal implicación de la Ley de Bioética que la Asamblea Nacional francesa aprobó este martes. 

Hasta ahora, la legislación francesa sólo permitía practicar este procedimiento a las parejas heterosexuales con problemas de fertilidad. Por lo que, según cálculos gubernamentales, cada año cerca de 2.000 mujeres se desplazaban a Bélgica o a España para someterse a inseminación artificial, donde la práctica está abierta a todas las personas que pueden quedarse embarazadas. Al entrar en vigor la nueva ley, Francia se convierte en el décimo primer país europeo en reconocer este derecho a todas las personas con capacidad reproductiva. 

El texto aprobado también establece que una vez alcanzada la mayoría de edad, las personas concebidas por inseminación artificial tendrán derecho a conocer a quienes donaron el esperma y/o los óvulos para la concepción, una cuestión que hasta ahora dependía de la voluntad del donante.

Además, el procedimiento, conocido en Francia como PMA (procreación médicamente asistida) estará cubierto por la seguridad social. 

Oposición conservadora, apoyo de la mayoría parlamentaria y social 

Tras dos años de discusiones en la Asamblea y el Senado que se traducen en 495 horas de debate, 326 diputados votaron a favor del texto, mientras que 115 lo hicieron en contra.

La mayoría de parlamentarios del partido La Repúblique En Marche (LREM) apoyaron la ley, que constituye una de las promesas electorales del fundador del grupo y presidente francés Emmanuel Macron. También votaron a favor de la legislación los diputados del grupo Modem, aliados de LREM, y el partido de izquierdas liderado por Jean-Luc Mélenchon la France Insoumise (FI). 

La oposición a la ley provino de la extrema derecha, con el partido Rassemblement National (RN) y de la derecha tradicional Les Republicans (LR), grupo que pretende interponer un recurso frente al Consejo Constitucional, según informa la agencia EFE. En la misma línea política, en las calles francesas, contestaron la medida grupos conservadores y religiosos que ya se movilizaron contra el matrimonio homosexual, aprobado en Francia en 2013. 

La comunidad LGTBIQ+ francesa ha reivindicado la apertura de la reproducción asistida a todas las personas con capacidad reproductiva desde hace años y lo volvió a hacer en las manifestaciones del orgullo de este mes. Además, la disposición cuenta con amplio apoyo entre la sociedad francesa, de acuerdo con un reciente sondeo realizado por el Instituto de Estudios de Opinión y Marketing, Ifop, el 67% de los franceses son favorables a la nueva normativa.

Un derecho para todas las personas con capacidad reproductiva independientemente de su proyecto familiar, identidad de género u orientación sexual

Este martes, el ministro de Sanidad proclamó en la emisora France Inter que se trata de «un día histórico» y aseguró que se dispondrán lo antes posible los textos de aplicación de la norma. El objetivo, según el ministro, es que se puedan concebir los primeros bebés gracias a la nueva legislación antes de que finalice 2021.

El texto aprobado en la Asamblea recoge que «este acceso (a la reproducción asistida) no puede ser objeto de diferencia alguna de trato, especialmente por razones matrimoniales ni de orientación sexual de los demandantes».

Por otro lado, durante los dos años de discusión del proyecto, que se pausó por la crisis sanitaria del Covid-19, se mezcló en el debate público la reproducción asistida con la gestación subrogada (es decir en vientres de alquiler). Dos procesos diferenciados científica y legalmente.

En el caso de la gestación subrogada, que continua prohibida en Francia, así como en España, Bélgica y la mayoría de países europeos, la crítica emitida desde el ámbito feminista señala el peligro de explotar cuerpos de mujeres pobres para el beneficio de personas con mayores recursos.

Mientras que en el caso de la reproducción asistida accesible a todas, se busca ampliar un derecho que ya se reconoce a las parejas heterosexuales. La medida acaba con la discriminación basada en el tipo de familia que las personas con capacidad reproductiva quieran formar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here