“Se necesita una acción global para detener la caída de la Red hacia un futuro disfuncional”, ha señalado Sir Tim Berners-Lee, el padre de la World Wide Web, durante una entrevista con la BBC con motivo del 30 aniversario de Internet.

Y es que el experto no ha querido perder la oportunidad de hablar de los peligros a los que se enfrentan los usuarios en el mundo actual. Así, también ha querido destacar que, después del escándalo de Cambridge Analytica, las personas son más conscientes que nunca de que sus datos pueden ser “manipulados”.

De hecho, en una carta publicada el pasado lunes, se mostraba preocupado por el nivel de desinformación que existe hoy en día. Sin embargo, afirmaba sentirse “esperanzado” porque, en estos momentos, la sociedad está empezando a entender los peligros y riesgos de Internet.

En su opinión, este futuro disfuncional al que se está avanzando en “caída libre” se debe a tres razones principales:

Las actividades maliciosas como el hacking y el acoso online.
Un diseño problemático del sistema, como por ejemplo las empresas cuyo modelo de negocio se basa en crear noticias clickbait.
Las consecuencias involuntarias, como las discusiones agresivas o polarizadas.

Según el experto, estos problemas podrían resolverse, en parte, a través de la elaboración y ejecución de leyes que limitaran el mal comportamiento de los usuarios.

El físico y especialista en informática fundó hace 9 años la Web Foundation, desde la que promueve el acceso a la Red de forma libre y sus beneficios como un derecho. “Los que luchamos por la web que queremos es una de las causas más importantes de nuestro tiempo. La Web Foundation está colaborando en la construcción de un Contrato para la Web que reúne a gobiernos, empresas y ciudadanos para que se comprometan a construir un Internet mejor. Necesitamos su ayuda para que esto funcione”, recalcaba el experto.

Berners-Lee recalca que este tipo de proyectos necesitan el apoyo de toda la sociedad, así como un esfuerzo común entre todos los actores implicados: políticos, compañías y usuarios.

 

(Por Ana Muñoz de Frutos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here