El Gobierno español aprueba la ‘ley trans’ que permite la autodeterminación de género

0

Este 29 de junio, el anteproyecto de la ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGBTIQ+ fue aprobabo por el Consejo de Ministros de España. Con la aprobación del anteproyecto de la ley y el acuerdo con los socios del Gobierno socialista, los menores a partir de 14 años podrán cambiar su sexo en sus documentos de identidad nacionales.

Hoy es un día de celebración para el colectivo LGBTIQ+ en España. Tras largos debates y disputas en el seno del Gobierno dirigido por Pedro Sánchez, el Consejo de Ministros aprobó este 29 de junio el anteproyecto de la ley «para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGBTI».

La noticia llega en una semana de celebraciones por el Orgullo LGBTIQ+, tras años de lucha del colectivo trans. La ley contempla la autodeterminación de género y permite que las personas puedan modificar su sexo en el documento de identidad sin tener que declararse enfermas -como es requisito actualmente-.  

Un obligación que generaba mucha presión psicológica a las personas trans, que no se identifican con el sexo con el que nacieron y que, por tanto, figura en su documento de identidad. Es el caso de Mané Fernández que, como muchos otros, se ha enfrentado a las cuestiones médicas que lo trataban como si estuviera enfermo por no identificarse con el sexo con el que había nacido. 

“Me diagnosticaron disforia de género, como si estuviera enfermo”, contaba el asturiano de 57 años al periódico ‘El País’.

La titular de la cartera de Igualdad, Irene Montero, ya lo celebraba horas antes de la votación en el pleno de ministros, asegurando que el consenso logrado es prueba del «éxito» del Gobierno de coalición.

«Hoy va a ser un día histórico. De camino al Consejo de Ministras y Ministros que aprobará la Ley Trans y de igualdad LGTBI», dijo la política de Unidas Podemos a través de redes sociales.

Hasta la aprobación de los ministros, la conocida como ‘ley trans’, ha generado gran tensión entre el Gobierno y sus socios durante el último año. Y, a pesar de que es una victoria para el colectivo LGBTIQ+, todavía tiene que pasar por varias fases hasta su aprobación definitiva: primero será analizada por órganos consultivos, después volverá al Gobierno y por último deberá ser aprobada por el Congreso español.

Las claves de la ‘ley trans’

La luz verde a este anteproyecto de ley implica varios cambios en la legislación respecto a las personas trans. Uno de ellos es la autodeterminación de género: que implica que una persona pueda cambiar el nombre y el sexo en el documento de identidad nacional solo de acuerdo a su voluntad, sin necesidad de recomendaciones médicas y sin tener que someterse primero a un año con hormonas.

Las personas mayores de 16 años podrán solicitar estos cambios de identidad por sí mismas. Y las personas trans a partir de 14 años podrán hacerlo siempre y cuando cuenten con el respaldo de sus padres o tutores legales. Las niñas y niños de 12 y 13 años necesitarán autorización judicial.

La decisión ha desatado polémica entre los sectores más conservadores y de derechas en el país. El líder del partido de ultraderecha Vox, Santiago Abascal -personaje controvertido por sus repetidos comentarios homófobos- aseguró que esta ley acaba con la «tutela de los padres». Otros partidos conservadores, como el PP, sostuvieron que la autodeterminación de género «genera una gran inseguridad jurídica».

Esta ley también incluye la protección bajo cualquier parámetro de la igualdad de género -por ejemplo, si una persona que era hombre ha incurrido en violencia de género, el cambio de sexo a mujer no la eximirá-, la prohibición de las terapias de conversión de género y el impulso a la contratación de mujeres trans, entre otras cosas.

Igualmente, el proyecto garantiza a lesbianas, bisexuales y personas trans el acceso a prácticas de reproducción asistida; y modifica el Código Civil para que las mujeres lesbianas y bisexuales puedan afiliar a sus hijos legalmente sin estar casadas.

Críticas desde el movimiento feminista

Las críticas al impulso de esta ley no han llegado únicamente desde el escollo más conservador del espectro político. Algunas asociaciones feministas se han manifestado en varias ciudades de la nación contra lo que consideran un «retroceso» para los derechos de las mujeres.

También pidieron la dimisión de Montero bajo premisas como «este Gobierno no me representa». Por su parte, la ministra de Igualdad ha defendido en todo momento que el avance en materia trans implica a su vez progreso para el colectivo feminista y ha basado muchos de sus discursos en la importancia del «apoyo mutuo».

Estas manifestaciones han llegado incluso a generar roces entre el colectivo LGBTIQ+ y agrupaciones feministas en ciudades como Barcelona. No obstante, a pesar del desacuerdo con algunas defensoras de los derechos de las mujeres, el logro para la comunidad sigue marcándose como un «paso gigante» para las minorías que lo conforman, especialmente para los trans.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha definido la iniciativa, que pondría a España a la vanguardia de Europa en materia trans, como el «primer paso para que los derechos del colectivo comiencen su andadura». No obstante, recuerdan que el camino para alcanzar la igualdad es todavía largo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here