“Levantarse temprano es la madre de todos los hábitos”, asegura el canadiense Robin Sharma, uno de los autores de libros de superación personal más populares del mundo tras el éxito de El monje que vendió su Ferrari, un best seller que fue traducido a más de 70 idiomas y vendió millones de copias en todo el mundo.

Considerado como el Deepak Chopra de la generación millennialSharma es el mentor espiritual de un montón de deportistas y personajes famosos y asesora en temas de liderazgo a empresas de la talla de Microsoft, Nike, IBM e instituciones como la NASA, la Universidad de Yale o la Escuela de Negocios de Harvard. Tras el éxito de El monje que vendió su Ferrari -donde narra su propia experiencia de abandonar una prometedora carrera de abogado para reinventarse como gurú existencial-, Sharma acaba de sacudir el tablero con El Club de las 5 de la mañanaun nuevo libro en el que plantea un provocativo método de superación personal basado en levantarse de la cama cada día junto con el canto del gallo (o incluso antes, dependiendo de qué gallo).

“Gandhi se levantaba temprano. Los monjes de todas las religiones se levantan temprano. Muchos de los más grandes pensadores y artistas de la historia se levantaban temprano”, argumenta el madrugador de Robin Sharma. “La madrugada es el momento más tranquilo del día, en el que podemos alcanzar nuestros mejores y más claros pensamientos. No es magia, es puro sentido común: la manera en la que empezamos el día es lo que va a determinar los resultados del resto de la jornada”.

Como suele ser habitual en los libros de Sharma -así como en los de tantos otros autores de autoayuda, como Paulo Coelho– El Club de las 5 de la mañana se presenta como una narración de vivencias personales especiada con ficción, en la que van apareciendo las claves del método “madrugador”dentro una historia muy llevadera, estilo serie de Netflix. El libro narra el devenir de dos personas que desean mejorar su productividad, su prosperidad y su serenidad en esta época de distracciones digitales y de abrumadora complejidad, y conocen a un magnate extraño pero fantástico. Este extravagante millonario los acompaña en un viaje por todo el mundo que mejorará espectacularmente sus negocios, renovará su efectividad y despertará su felicidad así como el sentimiento de libertad personal. Obviamente, en el centro de todo esta transformación exitosa está el factor de comenzar el día antes del amanecer.

No importa si sos un padre cansado, la clave para una vida exitosa, según Robin Sharma, está en levantarse a las 5 de la mañana

Según explica el mismo Robin Sharma, su fórmula permite aprovechar las mañanas, despertándose temprano pero con buen humor y energía para sacarle el máximo jugo al resto del día. Así, las horas más tranquilas se dedicarán a hacer ejercicio y a lo que el autor denomina “crecer pesonalmente”. Si sos de los que apagan la alarma para dormir 10 minutos más, Sharma trata de convencernos: aunque cuesta hacer el hábito, una vez logrado el madrugador podrá liberar unas horas preciosas para pensar, potenciar la creatividad y empezar el día con calma y sin prisas.

Pero para poder levantarse efectivamente a las 5 de la mañana, es necesario empezar por lograr un buen sueño. Una de las claves del autor es cenar temprano y liviano, aislarse de la hiperestimulación (basta de tele en la cama) y generar lecturas y conversaciones queridas.

Además, esas primeras horas del alba deben aprovecharse para proteger nuestro talento de la distracción digital. La serenidad, soledad y silencio de las mañanas sin interrupciones del celular, el televisor o las computadoras, estimula el cerebro para lograr mayor creatividad y rendimiento.

Las técnicas desarrolladas a lo largo del libro son muchas y variadas, como por ejemplo la llamada “fórmula 20/20/20”, que divide el tiempo en tres momentos: 20 minutos de movimiento (ejercicio intenso), 20 de reflexión (ejercicios de meditación) y 20 de crecimiento (dedicados a estudiar), o el “Sistema de Diseño Semanal”, que consiste en tomarse 30 minutos los domingos por la mañana bien temprano para planificar tu semana.

“La constancia es la madre de la maestría. No es lo que haces una vez al año lo que te va a permitir vivir una vida legendaria, sino lo que haces cada día”, explica Sharma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here