Consejos para mantener la dieta durante las vacaciones

0
620

Durante las vacaciones, el cambio de ritmo puede traer algunos desajustes en nuestra alimentación. Es probable que todo el año nos hayamos cuidado para llegar saludables al verano, y una vez en el lugar de destino, las salidas a restaurantes y las comidas al paso nos pueden hacer olvidar la importancia de controlar lo que consumimos. De todas formas, no es imposible llevar una vida sana estando de viaje, simplemente hay que cuidar algunos hábitos y saber elegir. En esta nota dejamos algunos consejos que seguramente servirán en esta difícil tarea.

  1. Viaje y hospedaje a medida

Es importante investigar sobre las distintas opciones de alojamiento, ya que suele haber paquetes en oferta muy buenos, con hoteles que poseen gimnasio o spa y que, al mismo tiempo, ofrecen buffets con comidas saludables y nutritivas. Es recomendable aprovechar las vacaciones para practicar algún deporte como trekking, natación, kayak, buceo, entre otros.

  1. Menú saludable

No es necesario estar en casa para alimentarnos sanamente. Si el tipo de hospedaje lo permite, posiblemente podamos cocinar nuestros propios platos para continuar con la dieta. También se pueden buscar restaurantes naturistas que ofrezcan menús livianos, verduras y frutas, y evitar comer platos más pesados en cualquier comedor. De todas formas, en las cartas de la mayoría de los locales gastronómicos encontraremos alternativas saludables.

  1. Tamaño de las porciones

Muchas veces no es tan importante el tipo de comida elegido como la cantidad que ingerimos de la misma. Hay que evitar comer de más para mantenernos en forma y livianos para aprovechar al máximo las distintas excursiones y paseos. Es recomendable tener en cuenta la posibilidad de compartir los platos en los restaurantes donde las porciones son muy abundantes.

  1. Entre comidas

Evitar las papas fritas, los hidratos de carbono y las golosinas, y llevar siempre algunos snacks saludables y con pocas calorías; como frutos secos y frutas para paliar el hambre o la ansiedad cuando estemos de paseo. Del mismo modo, es aconsejable no consumir bebidas con azúcar, sino refrescarnos con agua, jugos naturales o bebidas light.

  1. Bebidas alcohólicas

Las bebidas alcohólicas suelen tener demasiadas calorías, por ejemplo, los típicos tragos con frutas contienen mucha azúcar, por lo que es conveniente evitarlos. La cerveza, tan consumida en verano, suele ser otra de las bebidas que pueden desajustar nuestra dieta.

  1. Buen ejercicio

Otro motivo que nos puede hacer subir de peso es el sedentarismo. Por eso, es recomendable aprovechar la vitalidad que nos da estar en otro entorno para mantenernos activos. Si estamos en la playa, lo ideal es salir a caminar por la mañana o cuando está cayendo el sol; este ejercicio sirve para quemar algunas calorías rápidamente. Además, existen una gran variedad de deportes acuáticos que se pueden realizar en la playa y son muy divertidos.

Por último, es importante permanecer relajado y libre de preocupaciones, intentando pasarla bien y estar cómodos con nuestro cuerpo. Si bien lo ideal es cuidarse todo el tiempo, tampoco debemos ser demasiado exigentes; de vez en cuando podemos permitirnos algún que otro gusto culinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here