Victoria.- El Día del Padre se celebra en muchos países del mundo en diferentes fechas. En España, por ejemplo es el 19 de marzo, en honor a San José, y en Rusia el 23 de febrero, Día de los defensores de la Patria; en Rumania es el segundo domingo de mayo, y en Australia y Nueva Zelanda, el primer domingo de septiembre, pero en la mayoría de las naciones se conmemora este tercer domingo de junio.

Así las cosas, en medio de la aprobación en Diputados de la despenalización por el aborto, decidimos preguntarles a algunos victorienses qué reflexión les inspiran sus padres.

Sin dudas este sondeo intenta llevar algo de color a los posibles abordajes:

Marta (77). “Papá me enseñó a respetar y a trabajar. También nos inculcó la honradez y jamás tocar algo que no fuera nuestro”.

Margarita (66). “Recuerdo su bonanza, en contraposición al carácter que demostraba mamá que era de imponerse. Era tan bueno que en cada esquina lo estaba esperando alguno para pedirle plata, y eso a mamá la enojaba. Después recuerdo su inventiva para arreglar todo en la casa. Por ahí anda dando vueltas el molde del zapato con el que me hacía calzados. Jamás me pegó”.

Nicolás (41). “Mi papá era ‘mi viejo’, el que me transmitió el gusto por la lectura, el río y la pasión por andar en bicicleta”.

Luciana (38). “Papá ya falleció, pero siempre nos hizo valorar el levantarse temprano e ir a trabajar. No hacer pereza, y nos enseñó mucho a trabajar en la quinta, unidos. Pero si algo recuerdo es ese amor al trabajo y siempre por derecha”.

Belén (21). “En mi infancia recuerdo que me llevaba a pasear en bici, y el almohadón que ponía en el caño para que no me hiciera mal a las piernas. De casa nos íbamos al Quinto a verlo a mi abuelo. De él aprendí la humildad y el respeto a los mayores y tratar con amor a las criaturas”.

Macarena (30). “De mi abuelo Abelito recuerdo el valor que le daba a compartir en familia”.

Fernando (34). “El valor que me enseñó mi viejo es trabajar y cumplir. La disciplina es lo importante”.

Silvia (46). “Me enseñó el sentido de responsabilidad. A diferencia de mi vieja, que era la que ponías las reglas, él cumplía el rol de amoroso. Me acuerdo un día que me dormí, llegué tarde a la escuela porque mamá había tenido al cuarto de mis hermanos; y cuando llegó de trabajar me preguntó por qué no fui, y renglón seguido me mandó de nuevo a la escuela y que asumiera la responsabilidad ante quien estaba en falta”.

Claudio (38). “Siempre me enseñó a ayudar al otro, no dejarlo en ‘banda’. Cuidar lo poco que tengo, y proteger a mis seres queridos.

Rita (33). “Papá nos transmitió el valor de la tenacidad y el amor por su pueblo”.

Nicolás (29). “Recuerdo que me enseñó a respetar, su humildad y el valor de la familia”.

Johana (28). “El lugar de mi papá lo ocupó mi abuelo. Él me enseñó a ser responsable, cuidadosa, compañera. Lo recuerdo cebándome mate con azúcar quemada, contando anécdotas de su infancia y trabajo”.

Laura (35). “de papá tengo muchas anécdotas. Me enseñó a ser la persona que soy, a valorar y esforzarse por tener lo que uno quiere. Recuerdo que se aparecía con un grupo de personas del Corralón (municipal) con quienes solía juntarse y al volver de madrugada le iba a cantar a mamá serenatas”.

Nancy (?). “Me transmitió el amor a los caballos. Y nos hizo todos los gustos, cada maña que teníamos. Lo mismo que esa pasión por el club 25. Nunca nos pegó, pero sabíamos que cuando nos miraba era la señal para que nos quedáramos quietos”.

Andrés (47) “Me acuerdo que era alguien que dedicaba tiempo a arreglarse y que siempre tenía una sonrisa. Como valor siempre nos hizo entender que debemos ser buenas personas”.

Eliseo (5). “Mi papá me enseñó a ordenar las zapatillas y las pantuflas, también me gusta que me lea cuentos para dormir”.

Carolina (37). “Me enseñó muchas cosas, si tengo que elegir una puede ser el respeto hacia los demás”.

Pío (6). “Me gusta jugar a las cartas con Papá. Y que me acompañe a dormir”.

Helena (9). “Papá me enseñó a jugar al Ajedrez, y me encanta jugar con él”.

Gabriel (39). “Papá nos formó en el respeto y el amor al trabajo”.

Marcelo (?) “Mi papá fue bastante exigente en el respeto, y en inculcar los valores del trabajo”. Hace 15 días estábamos arreglando una vereda juntos, y que con 89 años ande con una cuchara dice mucho de él.

Hasta aquí llegamos con estas preguntas a quienes accedieron a contarnos qué valoran de sus padres y las enseñanzas que les dejaron. Para quienes pueden y tienen cerca a sus padres, celebren con ellos este día. En este mundo convulsionado en el que vivimos, donde parece que todo nos fuera dado, aprender a ser padres se presenta como un desafío a correrse del centro y dejar lugar a ese otro, nuestro hijo/a, que necesita esa caricia en el pelo; compartir un mate tibio… o sentarse junto a nosotros un momento en el que no haya celulares de por medio a celebrar es sentimiento. ¡Feliz Día, viejos queridos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here