Crespo- Este martes por la tarde estuvo de paso por nuestra ciudad la embajadora de la 26ª Fiesta Nacional de la Avicultura, Wanda Miret. La joven vino acompañada por su padre para recibir el último de los premios estipulados por la organización para quien obtuviera el máximo atributo de la fiesta. Recordamos que su consagración dejó inaugurada la era de las embajadoras, cuando fue ungida en la noche del domingo 13 de diciembre por un jurado que se mostró estricto al momento de las preguntas.

Wanda fue recibida por la responsable de ceremonial del municipio, Liliana Derfler, y durante su breve permanencia donde lució un traje de la colectividad italiana, atendió y visitó medios de la ciudad para hablar de su presente, esparcir su amplia sonrisa y locuacidad. Totalmente compenetrada con el rol que le tocó asumir, está a la expectativa de poder representar a Crespo de la mejor manera en la difusión de su fiesta nacional en próximos certámenes.

Wanda es nacida en Villa Elisa, pero vino representando a la Capital Nacional de la Apicultura, Maciá, donde en marzo había sido electa 2ª Princesa. El año 2016 pronto a finalizar, resultó atractivo para la agraciada joven quien anteriormente había obtenido los títulos de 2ª princesa de la Fiesta Nacional de la Artesanía de Colón y 1ª princesa del Departamento Colón. En 2015 había sido electa 1ª princesa Miss Villa Elisa.

“Me gusta ir incorporando de cada lugar al que voy cosas nuevas, conociendo más la provincia” – dijo sobre las diferentes representaciones.

Wanda se muestra entusiasmada en ampliar su mirada y poder conocer características y aspectos de los diferentes lugares y fiestas a las que asiste y donde siente que tiene la posibilidad de seguir difundiendo además su ciudad termal y la provincia. “No es únicamente la fiesta”- opinó sobre el trabajo que se viene en 2017 y las energías que piensa destinarle a la promoción de la 27ª Fiesta Nacional de la Avicultura; mientras espera poder iniciar su carrera de profesorado en química.

Dejar respuesta