Muchas personas llegan todos los días del trabajo a su casa mucho más tarde del horario habitual y se acuestan en horarios anormales, debido a las características de su profesión u oficio. Otros, en cambio, se despiertan mucho más temprano que los madrugadores, cuando es de noche y los demás todavía descansan.

Algunos trabajos son especialmente malos para el sueño. Entre ellos, los que requieren trabajar en el turno noche, que, según pudo comprobar la ciencia, pueden aumentar el riesgo de lesiones en el trabajo, diabetes, obesidad, enfermedades del corazón, problemas de memoria e incluso algunos tipos de cáncer.

¿Qué trabajo es más perjudicial?

En un informe publicado recientemente, desde el Center for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos se midieron por primera vez qué ocupaciones tienen más probabilidades de obtener al menos las siete horas de sueño por noche que se recomiendan y cuáles son los menos propensos a cumplirlas.

Operadores telefónicos, los más perjudicados

Los operadores de conmutadores y call-centers son los que menos probabilidades tienen de alcanzar las siete horas de sueño recomendadas en comparación con otras profesiones, según el CDC. Esto fue una “sorpresa” para los investigadores y les ayudó a demostrar por qué es tan importante prestar atención al impacto que la actividad laboral puede tener en el sueño, indicó a The Huffington Post el autor del informe Taylor Shockey, del Instituto Nacional de CDC en Seguridad y Salud Ocupacional.

“Todas las decisiones que se toman en torno al trabajo afectan la salud, pero cuando se trata de medir la salud -y particularmente la salud ocupacional- el sueño a menudo se pasa por alto”, explicó Shockey. Sin embargo, “el tipo de trabajo que una persona hace y su tiempo de sueño están significativamente vinculados”, dijo.

Para lograr elaborar los rankings, el CDC analizó las respuestas de la encuesta de 179.621 trabajadores estadounidenses que informaron cuánto sueño consiguieron en un período de 24 horas. Los investigadores organizaron entonces a los encuestados en 22 categorías ocupacionales amplias, y luego los dividieron en 93 grupos más específicos. Los operadores de central telefónica ocupan uno de los grupos profesionales más específicos de la lista de los 93.

Cómo impacta el mal sueño en los empleadores

Los datos que comprueban que el trabajo de cada persona y la cantidad de tiempo que duerme están relacionados son alarmantes, teniendo en cuenta que no dormir suficiente está asociado con múltiples resultados negativos para la salud. En el corto plazo, la falta de sueño adecuado puede provocar irritabilidad, menos concentración y más riesgo de accidentes. A largo plazo, ese estado puede poner al trabajador en un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, obesidad, ansiedad y depresión.

Pero esto también perjudica a las empresas. La investigación descubrió que los trabajadores que no duermen lo suficiente le cuestan a la economía de los Estados Unidos hasta 411 mil millones de dólares al año y resultan en aproximadamente 1,2 millones de días de trabajo perdido.

Shockey dijo que era sorprendente cómo el porcentaje de durmientes cortos variaba de ocupación a ocupación. Entre los 22 grupos más grandes, el 42,9 por ciento de los trabajadores de la construcción informó no registrar siete o más horas de sueño por noche, en comparación con sólo el 31,3 por ciento de los trabajadores de la agricultura, la pesca y los trabajadores forestales.

Entre las 93 categorías más específicas, el 58,2 por ciento de los operadores de equipos de comunicación informó no dormir suficiente, en comparación con sólo el 21,4 por ciento de los trabajadores de transporte aéreo.

Además, algunas profesiones aparentemente similares tenían hábitos de sueño muy diferentes, según señaló Shockey. Los trabajadores del transporte aéreo tenían más probabilidades de reportar sueño suficiente, mientras que los trabajadores del transporte ferroviario estaban entre los menos probables, con un 52,7 por ciento. Eso, ligado siempre a que la Administración Federal de Aviación estadounidense exige que los pilotos reciban un período mínimo de descanso de 10 horas antes de las horas de vuelo, una protección que los trabajadores ferroviarios no tienen.

“Poder profundizar más en los grupos de ocupación más amplios puede revelar nuevas áreas donde se necesita más investigación”, dijo Shockey, “y puede mostrar dónde hay espacio para más recursos y protecciones más fuertes para los empleados”.

Dejar respuesta