Durante la tarde de este jueves 23 de febrero, los sindicatos que representan a los docentes a nivel nacional resolvieron convocar a un paro de 48 horas para los días 6 y 7 de marzo. Al rato, en las redes sociales se cocinaba una sorprendente y emotiva campaña en contra de la medida de fuerza.

Bajo el hashtag #VoluntarioDocenteNoAlParo, cientos de usuarios, entre quienes hay docentes jubilados y profesionales de distintas áreas que van desde la ingeniería hasta la educación física, acompañaron la iniciativa.

Uno de ellos fue Mariano Bronenberg, relacionista público y consultor en comunicación. “No soy maestro, pero ejercí 25 años la docencia universitaria, seré voluntario no rentado para empezar las clases en fecha”, anunció en un tuit que dirigió a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

En cuestión de minutos, las adhesiones comenzaban a multiplicarse.

“Soy economista, estoy para dar clases de matemática y economía mañana y tarde en escuelas del Gran Buenos Aires”, escribió otro usuario.

En Twitter insisten en que la medida de fuerza, resuelta en medio de la negociación por un aumento salarial, esconde un motivo político. Por eso lamentan aún más que los primeros perjudicados sean los chicos, que todo indica que no podrán comenzar el ciclo lectivo en fecha.

En este contexto la campaña constituye, como dijo un usuario, “un ejemplo y un acto de rebeldía”.

 

Fuente: Infobae

Dejar respuesta