Guillermo Gebhart e Iván Gebhart son dos emprendedores que fundaron Voltu; una nueva marca de motos eléctricas, tan disruptiva como lo es Tesla para los automóviles.

En el año 2010, Guillermo, un apasionado de la robótica, trabajando sobre un proyecto de una silla de ruedas eléctrica, descubrió cuánto había progresado la tecnología de las baterías de litio y así apareció la visión de fabricar una moto eléctrica. Empezó un proyecto para desarrollar tecnología para vehículos eléctricos y a mediados de 2011 se asoció con su hermano y en 2014 se sumó Fabio Wainer al grupo. Desarrollaron un sistema de propulsión de alta potencia que integra toda la tecnología necesaria para un vehículo eléctrico con innovaciones que lo hacen único.

Empezaron con la intención de hacer la mejor moto posible para el mercado local pero a medida que avanzaban con los estudios y el diseño la fueron perfeccionando y llegaron a un nivel de sofisticación que permitiría su exportación a cualquier lugar del mundo.

Su tecnología

El dato más asombroso de la Voltu es que acelera de 0 a 100 km/h en menos de 3,9 segundos gracias a su motor de 100HP con un torque máximo de 250Nm (5100 RPM). El siguiente dato que llama la atención es la autonomía de 350 km, que para uso semanal permite cargar la moto cada par de días o inclusive una vez por semana.

Se logra esta autonomía a través de una batería de Ion-litio de 16,4 kWh de acumulación constituido con más de 1.800 pilas individuales. La carga al 80% se logra en solo 40 minutos y la vida útil de la batería está calculada en más de 500.000 kilómetros, una cantidad comparable con la de cualquier automóvil y mayor a la de las motos a combustible fósil.

Integrada a la era digital

Las luces son todas LED con un consumo mínimo en armonía con el resto del vehículo. El sistema central es el cerebro de la moto y controla todas las variables como la aceleración, velocidad máxima, temperatura de la batería a través de sistema de refrigeración por agua, etc.

Además la Voltu cuenta con un sistema de comunicación que incluye GPS, Bluetooth y conexión celular 4G. No tiene llave, por lo que se enciende solo con un código, y con el sistema se puede rastrear la moto a través del celular. Todas las características son configurables por el usuario a través de una pantalla táctil de 7 pulgadas de alta luminosidad basada en sistema operativo Android. Permite configurar el tablero, utilizar el GPS incorporado y hasta escuchar música a través de Bluetooth o Wi-Fi. La moto cuenta inclusive con cámaras frontal y posterior incorporadas para ir filmando los viajes y subir los videos a las redes sociales.

El futuro

La Voltu está en la etapa de su prototipo final, y en algunos meses más será homologada en EE.UU. para luego venderla en el mundo entero.

La intención de los emprendedores es realizar la mayor cantidad del proceso de fabricación en Entre Ríos. “Acá en Paraná, con la planta actual podríamos fabricar hasta 1.000 motos por año” destacó Fabio. “Para fabricar 10.000 por año, que es a lo que apuntamos para los próximos años, vamos a tener que trabajar con ensambladoras o ampliar nuestra planta actual.” Los prototipos los fueron perfeccionando pensando en la producción en serie y están confiados que gracias a su diseño lo van a lograr exitosamente.

 

Fuente: La Nación

Dejar respuesta