Victoria.- Ayer viernes 2 de noviembre, a partir de las 12:00 horas, se realizó una marcha contra el maltrato animal. La misma fue convocada debido al perro que mataron con un arma de fuego el jueves. Existen dos denuncias por este hecho y la policía continúa con las diligencias de estilo.

En la marcha hubo personas particulares y miembros de distintas agrupaciones proteccionistas. Leticia Bruselario habló con Paralelo 32 sobre la convocatoria. “Nos enteramos de lo sucedido por Facebook. Se hicieron eco de la noticia personas de diferentes grupos: Amigas de la perrera, Todos por los de cuatro patas, Proyecto miau. Entonces, nos organizamos de manera muy improvisada para reunirnos hoy”, dijo.

Seguidamente, continuó: “Fuimos relevando comentarios e historias de todos. Lo que nos contaron los testigos es que no hubo ataque por parte del perro. Alguno dice que el perro le saltó al nene, otro dice que se estaban peleando los perros y él se metió. En ninguno de los casos se habla de que el perro fue a atacar al nene”.

Sumado a esto, añadió: “Supongamos (que no creo) que el perro haya atacado al nene porque sí. Aun así, matarlo no es la forma. Yo me hubiera metido en el medio, le tiro la cola al perro, le tiro agua, hago mil cosas. Además, ¿qué hacía ese hombre con un arma ahí? Es raro que la tenga en su lugar de trabajo”.

Decidió matar al perro callejero que habría atacado a su hijo

“Resolver las cosas a los tiros me parece una locura. Que haya un hombre así armado en un lugar público también lo es. Su forma de reaccionar me parece enferma. Vamos a seguir pidiendo justicia por ese perrito, que se cumpla la ley. Queremos que algo pase, no necesariamente que vaya a la cárcel, pero que algo pase y no quede así, como si nada”, opinó.

Por otro lado, Alicia Ester Garcilazo, quien ayuda de manera particular a los perros de la costanera, nos contó: “El perro nunca atacó al nene, de hecho, solían jugar juntos”. En este sentido, Alicia dijo que vio varias veces al niño jugando con el animal.

Además, comentó que Firulais, como llamaban al perro, estaba en la costanera hacía aproximadamente dos años. “Era de tamaño grande, pero era un ser indefenso”. Por último, Alicia destacó que los perros de la costanera no están a la deriva, pues distintas personas se rotan en turnos de mañana, tarde y noche para llevarles comida y agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here