Pese a que, hasta el momento, las autoridades políticas y la justicia vienen haciendo oídos sordos frente a las voces que se han alzado contra los excesivos aumentos de energía eléctrica, el malestar se multiplica y cada distribución de boletas es un disparador de la bronca de la ciudadanía.

La semana pasada comenzaron a llegarle las boletas a los usuarios de Enersa de Santa Elena con incrementos que ponen las cuentas de los vecinos en rojo y a más de un comercio al borde de la quiebra.

En reclamo por esa situación, convocados inicialmente por el comerciante Germán Vélez, dueño de un local gastronómico, a través de las redes sociales, un centenar de vecinos cortaron este martes 4 de abril la ruta provincial 48 de acceso a Santa Elena.

“La intención es que nos de respuestas alguien que tenga que ver con esto. Es impresionante lo que llegó de luz a algunos negocios y casas de familia también”, dijo Vélez a la agencia AIM.

“Hay casas de familia que les llegó 12.000 pesos. A mí me llegaron una factura de 20.000 pesos y hay otros comerciantes a los que le llegaron facturas 35.000, 45.000 y hasta 68.000 pesos. Es una locura”, advirtió.

Asimismo, afirmó que “hay maestros a los que les llegó más de luz que lo que cobran, son sostén de familia. De esos casos hay muchos. También de gente que tiene planes sociales y les llegó 3.000 pesos por vencimiento”.

Vélez sostuvo que si no hay marcha atrás, está seriamente en riesgo la continuidad de muchos comercios: “Si esto no cambia, muchos de nosotros vamos a tener que cerrar el negocio.

Este jueves mantendrán una reunión con concejales y el viernes tendrían un encuentro con el diputado nacional Jorge Lacoste, a la espera de lograr acompañamiento, gestiones y respuestas para sus reclamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here